Elecciones primarias abiertas a la ciudadanía, una oportunidad en A Coruña

Ángel Garmendia.
Ángel Garmendia.

Desde hace años uno de los deseos del pueblo es que se puedan tener listas abiertas, que el proceso de elección del candidato sea abierto a la ciudadanía para potenciar la legitimidad del candidato final.

Elecciones primarias abiertas a la ciudadanía, una oportunidad en A Coruña

Desde hace años uno de los deseos del pueblo es que se puedan tener listas abiertas, que el proceso de elección del candidato sea abierto a la ciudadanía para potenciar la legitimidad del candidato final.

En A Coruña ha surgido un planteamiento de mano de  Ángel Garmendia Díaz, candidato a las primarias del PSOE coruñés, que plantea estas listas abiertas a la ciudadanía, desencastillando  determinadas actitudes y generando  ilusión entre los simpatizantes y militantes haciendo partícipes a los ciudadanos.

Una vieja práctica de la segunda república donde se daba voz y voto en el proceso cuyo deseo de los militantes, simpatizantes y votantes muchas veces no coincide con el deseo del aparato.

En España el elector está ante una lista cerrada y bloqueada, y este puede ser un elemento, junto a otros como la corrupción, que no ayuda a mejorar la confianza de los electores. Garmendia entiende que la elección que hacen los ciudadanos de su alcalde debe de ser el reflejo de  "su deseo" dentro del partido escogido para la defensa de sus derechos. Que si el voto del ciudadano  es soberano, seamos congruentes y adaptemos el  proceso al sentir de la ciudadanía, que sea el ciudadano el que pueda elegir al candidato de su  partido votado.

Dentro del partido socialista ya se ha dado un gran paso adelante hacia la transaparencia con la elección del Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, con la participación de todos los militantes y el planteamiento de Garmendia  sería un segundo paso importante para hacer más partícipes a todos los ciudadanos de esta fiesta democrática.

En los tiempos de pérdida de credibilidad y de imagen, esta propuesta no deja de ser una apuesta de futuro para recuperar la confianza del ciudadano haciéndole partícipe de la toma de decisiones y posibilitando, si cabe, velar por el cumplimiento del programa electoral en los cuatro años del mandato.

Los detractores de un cambio a favor de la democracia basan sus argumentos en la  "mayor complejidad de las listas abiertas", "el gasto informativo a los ciudadanos" o "el clientelismo que se puede generar", como si eso no estuviera ocurriendo ya con el actual proceso. Argumentos endebles basados en "la conducta de cada persona", no en un ideario de proyecto renovador, ilusionante y participativo como es el proceso que propone Garmendia.

Elecciones primarias abiertas a la ciudadanía, una oportunidad en A Coruña
Comentarios