Las elecciones de Noruega podrían definir un nuevo rumbo económico

El líder de los laboristas, Jonas Garth Støre se perfila como favorito. / RRSS
El líder de los laboristas, Jonas Garth Støre se perfila como favorito. / RRSS

Los noruegos eligen al parlamento que se debate entre la disyuntiva del futuro de la industria petrolera y el cambio climático.

Las elecciones de Noruega podrían definir un nuevo rumbo económico

Las elecciones legislativas en Noruega inician este domingo y continúan este lunes signadas por la gran disyuntiva sobre el futuro de la industria petrolera que ha dado grandes riquezas a ese país o el cambio o giro radical hacia una economía más verde después de las alarmas encendidas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU, que advierte de una escalada de inundaciones e incendios.

Otra particularidad de estas elecciones, es el favoritismo de la izquierda, especialmente del Partido Laborista que cada vez está más cerca según los sondeos de arrebatarle el poder a la derecha que ha gobernado por ocho años.

La figura política a suceder a Erna Solberg, es Jonas Gahr Støre quien es el líder del Partido Laborista, politólogo y con experiencia en gestiones de gobierno ya que se ha desempeñado como ministro de Relaciones Exteriores y ministro de Salud y Servicios de Atención.

Støre ha dejado clara su posición en torno al tema climático, “creemos que una política climática justa que reduzca las emisiones y cree empleos nunca debe dejar a nadie al margen”, se lee en su presentación en la página web de su partido.

El clima como bandera política 

Precisamente, el asunto climático ha incidido enormemente en el escenario político actual del país nórdico. Los analistas intuyen que hay temores con respecto al futuro de la industria petrolera, considerando que además de garantizar más de 160.000 empleos, ha sido fuente de sustento y riquezas a Noruega.

Los conservadores, coalición de derecha que gobierna el país, también aboga por un alejamiento gradual de los combustibles fósiles, aunque desde una óptica diferente a los izquierdistas.

Desde el gobierno noruego se han venido tomando decisiones que van en concordancia con el Acuerdo de Paris, para reducir las emisiones de gases y en diciembre del año pasado han aprobado un proyecto para capturar y almacenar dióxido de carbono (CO2) bajo el Mar del Norte, una tecnología que podría ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las organizaciones activistas en favor de la conservación del planeta han estado realizando una serie de protestas en contra del Ministerio del Energía bajo el lema “prohíban el petróleo”, y desde luego ha sido el foco de atención con lo que llegó a este mes de septiembre con el centro izquierda de favorito.

En estas elecciones legislativas podrían darse alianzas entre los laboristas y la izquierda socialista, pero están los políticos del Partido Verde que tendrían también su protagonismo.

Según el análisis de El Electoral, los laboristas han venido subiendo en los sondeos en la última campaña y retomarían su fuerza como en el año 1927.

La intención de voto hacia la izquierda se sitúa en un 25%, mientras que por los partidos de derecha en un 18%. @mundiario

Las elecciones de Noruega podrían definir un nuevo rumbo económico
Comentarios