Elecciones en Kenia: Ruto se hace con la presidencia en medio de denuncias por fraude

William Ruto gana las elecciones en Kenia. / @WilliamsRuto
William Ruto gana las elecciones en Kenia. / @WilliamsRuto

La vicepresidenta de la comisión electoral y tres de los miembros de la directiva se han desvinculado de los resultados, por considerar “opaco” el reconteo de votos.

Elecciones en Kenia: Ruto se hace con la presidencia en medio de denuncias por fraude

La tensa espera ha terminado para el África Oriental. El ente comicial de Kenia ha anunciado oficialmente los resultados de las elecciones generales del martes pasado, proclamando vencedor al actual vicepresidente William Ruto, en medio de denuncias por fraude y la expectativa de que se reviva la tragedia de la violencia étnica en el país, que en 2007 dejó unos 1.100 muertos.

Tras unas elecciones marcadas por la apatía de los ciudadanos, una baja participación y una semana que puso a prueba la paciencia y transparencia del bastión democrático del Cuerno de África, los resultados se han conocido oficialmente este lunes, revelando una ajustada victoria para Ruto, cuando los sondeos durante la campaña le auguraban un segundo puesto.

Ruto, quien ejerce la vicepresidencia desde 2013, ha ganado tras recibir 7.17 millones de votos el 50,49 %, poco más de 200.000 votos con respecto a su rival, Raila Odinga, que ha sido elegido por el 48,85 % de los respaldos. Mientras que en un tercer y cuarto lugar han quedado los abogados George Wajackoyah (cerca de 69.900 votos) y David Mwaure (casi 39.000).

Alrededor del 65 % de los 22 millones de electores acudieron a las urnas. El porcentaje de participación ha sido el más bajo en 20 años, 14 puntos menos de las elecciones de 2017, en las que salió electo Uhuru Kenyatta junto a Ruto como su compañero de fórmula, cuando el mandatario apostó por su segundo y último mandato.

El caos se apodera de los resultados

El anuncio de los resultados ha contado con varias irregularidades. Primero, el presidente de la Comisión Electoral Independiente (IEBC), Wafula Chebukati, salió a revelar los resultados en la sede del organismo, en el complejo cultural Bomas, pero fue impedido por varios delegados afines a Odinga, que exigían ver los resultados primero en caso de fraude.

Las barricadas humanas se convirtieron en empujones, que pronto se convirtió en una pelea que fue captada por las cámaras y la mirada atónita de los asistentes cuando un hombre tira por la barandilla el estrado. Los militares tuvieron que intervenir la situación para seguir con la revelación de los resultados.  

Minutos antes de este imprevisto, cuatro de los siete comisionados que integran la IEBC, incluida su vicepresidenta, Juliana Cherera, se habían desvinculado de los resultados en un discurso pronunciado desde un hotel en la capital. Pese a haber admitido haber hecho un buen trabajo, alegan que hubo opacidad en el reconteo de votos.

“Por la naturaleza opaca de cómo se ha desarrollado esta última fase, no podemos hacernos cargo de los resultados”, declaró Cherera en una rueda de prensa en Nairobi, minutos antes del anuncio de Chebukati. “Sin embargo, existe la opción de que la gente pueda acudir a la justicia y, por eso, instamos a los kenianos a ser pacíficos porque el imperio de la ley prevalecerá”, ha subrayado la funcionaria.

La violencia electoral en Kenia

El caos se ha apoderado de la clase política, pero los ciudadanos esperan que no se extienda hasta el resto del país. Después de todo, en las elecciones parlamentarias y regionales el margen ha sido justo. En la Asamblea Nacional (cámara baja) la coalición Azimio La Umoja, de Odinga, “ha sacado tres diputados más que Kenya Kwanza, la de Ruto, que ha obtenido un diputado más que sus rivales en el Senado”, detalla El País.

En las cámaras regionales el resultado es más de lo mismo, ambos partidos principales para estos comicios han quedado empatados, otorgando roles clave a los representantes independientes. Los kenianos eligieron a 290 diputados y 47 escaños reservados para mujeres en la Asamblea Nacional, así como 47 senadores, la misma cantidad de gobernadores para cada condado del país y los integrantes de sus cámaras legislativas.

Kenyatta y Odinga son eternos rivales, pero en 2018 limaron asperezas y reeditaron la historia de sus padres, quienes fueron el primer presidente y el primer vicepresidente de Kenia tras la independencia de este país del oriente africano del Reino Unido. El mandatario saliente dio la espalda a su número dos, quien enfocó su campaña en la lucha de clases contra la élite política de la que, irónicamente, hace parte pese a sus orígenes humildes.

Kenia está a la expectativa, pequeños focos de manifestaciones se han producido en repulsa a un supuesto fraude, pero falta por ver si escalarán a la violencia étnica de 2007. Pertenecer a una de las 46 comunidades de Kenia es aún un asunto importante, tanto así que usualmente divide a la población en bloques electorales según su etnia. Pero la espiral de escalada de precios, las consecuencias de la guerra en Ucrania y la peor sequía en 37 años, le ha restado relevancia a la violencia este año. @mundiario

Elecciones en Kenia: Ruto se hace con la presidencia en medio de denuncias por fraude
Comentarios