Elecciones andaluzas: Moreno finaliza los debates sin aclarar si pactará con Vox

Los que fueron candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía en segundo debate electoral. / RTVE
Candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía en segundo debate electoral. / RTVE

El candidato socialista Juan Espadas ha acorralado al presidente de la Junta, después de que Macarena Olona le garantizara la reelección si incluye a Vox en el Gobierno.

Elecciones andaluzas: Moreno finaliza los debates sin aclarar si pactará con Vox

El segundo debate electoral de Andalucía ha finalizado sin que el presidente Juanma Moreno responda si pactará, o no, con Vox para permanecer al frente de la Junta. El candidato del PP se ha escabullido, nuevamente, detrás de una imagen moderada ante los señalamientos de su rival, el socialista Juan Espadas, que le acusó de dejar entrar a la ultraderecha a San Telmo si necesita sus votos para la investidura.

Es la misma idea que ha planteado el candidato del PSOE desde que inició la campaña electoral en la comunidad más poblada de España. Pese a que Espadas y la ultra Macarena Olona se afanaron en conseguir una respuesta, pero no lo han logrado. Moreno apeló nuevamente a una aparente inquebrantable calma ante tanta efusividad a su izquierda, y a su derecha.

El socialista mostró a la cámara, desde su atril en el plató del Canal Sur, una foto del PP pactando con Vox para dejar que naciera un Gobierno en coalición entre el PP y Ciudadanos (Cs) cuando la derecha pactó para arrebatarle la victoria a los socialistas en 2018. Ante la pregunta de Espadas, de si estaría dispuesto a recrear la imagen, Moreno contestó que: "yo quiero un pacto con los ciudadanos andaluces".

Pese a que esta frase se ha convertido en una especie de mantra para el popular, Moreno se aferra a intentar convencer a los andaluces que el PP puede gobernar en solitario. Olona no ha perdido la oportunidad, después de mostrarse ruda contra el presidente en el primer debate, de la semana pasada, ahora le ha tendido la mano frente a miles de espectadores, poniéndole en un aprieto del cual huyó sin excusarse.

Olona ofrece los votos de Vox

La polémica política alicantina, Macarena Olona, extendió la mano física y literalmente al candidato popular, garantizándole en el plató que tendría los votos de Vox para investirle como presidente si los llegara a necesitar. Pero la ayuda ha venido con una advertencia: “si necesita un escaño o una abstención, no se la daremos si no entramos en el Gobierno”, ha espetado la ultraderecha.

En una repetición del cara a cara con los seis principales candidatos a las elecciones andaluzas, Olona ha sacado la carta, en un intento por acorralar a Moreno y que confesara de una vez por todas lo que pasa por su mente. El socialista Espadas dio por hecho que el pacto que permitió el ascenso de Moreno Bonilla (con la abstención de Vox) sería reeditado, por lo que convocó a los andaluces a que evitaran que la derecha fuera el apoyo para Vox.

Olona repitió enfrentamientos polémicos contra Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), Inmaculada Nieto (Por Andalucía), Juan Marín (Cs) y Juanma Moreno (PP). Moreno, adoptando una actitud más ofensiva que la última vez, le espetó en reiteradas ocasiones: “déjeme hacer mi debate, que somos dos partidos distintos” y "señora, yo hago mi debate, haga usted el suyo”.

Uno de los más polémicos momentos de la noche fue la discusión entre la alicantina y la gaditana Rodríguez acerca de la educación sexual. Olona ha basado sus ataques en la corriente ideológica de Vox, y por ello ha sacado un libro en el que "se habla de la masturbación a niños de 10 años". Rodríguez defendió que se hable de salud sexual y reproductiva en las escuelas, a lo que Olona preguntó: “Juanma, ¿en serio vas a dejar a nuestros niños en manos de esta gente?”.

El segundo cara a cara de a seis

El último debate se produce horas después de que el CIS publicara la última encuesta que conoceremos de aquí hasta el domingo, cuando sean las elecciones. Vox se ha estancado, el PP disparado, el PSOE hundido, las coaliciones de izquierdas continúan disputándose el mismo público objetivo, mientras que Ciudadanos se aferra a la posibilidad de quedarse con un par de diputados en el Parlamento.

Si Espadas le reprochó a Moreno un posible acuerdo con Vox, este ha contraatacado diciendo que el PSOE es capaz de “pactar con siete izquierdas”, al referirse a las dos coaliciones que agrupan a cantidad de partidos a la izquierda del PSOE representados por Nieto y Rodríguez. Moreno después reculó y aseguró que eran ocho formaciones, pero de todas maneras trajo de vuelta el adjetivo del “pacto Frankestein”.

Las dos representantes de la izquierda casi se quedan sin tiempo en el bloque de economía, discutiendo temas ideológicos. Ambas repitieron la estrategia del enfrentamiento pasado, en el que ni se miraron a la hora de lanzar los cuchillazos, a pesar de la guerra interna que ha tenido ese sector de la izquierda en los últimos años en Andalucía.

Quien ha actuado con una postura muy parecida ha sido Juan Marín, quien es consciente de que podría regresar a la Junta en caso de que el PP necesite pocos votos y que Ciudadanos los conceda, por lo que ha defendido la gestión del Gobierno de coalición, que fue atacada desde la extrema derecha hasta la otra punta de la izquierda en la noche. @mundiario

Elecciones andaluzas: Moreno finaliza los debates sin aclarar si pactará con Vox
Comentarios