Elecciones del 19-J: los candidatos llaman a vencer la abstención en Andalucía

Candidatos a la elecciones en Andalucía 2022. / Mundiario
Candidatos a la elecciones en Andalucía 2022. / Mundiario

Los principales partidos convocaron a la movilización de los andaluces, en una carrera por impedir que Vox se haga con su segunda vicepresidencia en una Junta autonómica.

Elecciones del 19-J: los candidatos llaman a vencer la abstención en Andalucía

El calor abrasador hizo que los candidatos a las elecciones andaluzas sudaran la gota gorda en cada mitin. Ahora, cuando la campaña electoral ya ha acabado, dando paso a la jornada de reflexión que antecede a los comicios de este domingo, se da una mirada hacia atrás para comprender estas extenuantes dos semanas, donde se juega la presidencia de la Junta del otrora feudo socialista.

El presidente que aspira a la reelección, Juanma Moreno Bonilla, fijó fecha en el calendario para adelantar las elecciones que debieron ser a finales del año. Con el 19-J literalmente a la vuelta de la esquina, ha protagonizado todos los sondeos, que lo ponen a la cabeza y dan la impresión de que podría ser el único candidato con posibilidades de ganar, al rozar en cada encuesta la mayoría absoluta.

Pero para ser investido nuevamente deberá contar con los apoyos que haga falta, y es ahí donde, ante el descalabro de Ciudadanos, Vox sería la muleta en la que Juanma se apoyaría para permanecer en el poder, lo quiera o no, como sucedió a principios de este año en Castilla y León, cuando a su colega popular Alfonso Fernández Mañueco no le quedó más remedio que convertir al ultraderechista Juan García-Gallardo en el vicepresidente autonómico.

La campaña termina con una de las peores olas de calor de la historia, que obligaron a extender al máximo los encuentros con los ciudadanos casi hasta horas de la noche. Dos debates electorales tuvieron lugar, que trajeron en evidencia una de las principales polémicas de la contienda: Vox le tendió la mano a Moreno, literalmente, para constituir el segundo Gobierno autonómico PP-Vox de España.

El órdago de Macarena Olona

La política alicantina llegó a ganar. Bueno, en realidad los sondeos demuestran que el PP es quien va la cabeza, incluso con un impulso extra que dio la ‘encuesta flash’ del CIS, de cinco puntos más. Pero Vox, que ha estado creciendo de poder en las últimas tres elecciones regionales, aumentaría sus escaños y se posicionaría como la tercera fuerza en el Parlamento andaluz.

En todo momento Moreno se ha desmarcado de Vox, como si no hubiera sido participante del acuerdo que permitió el Gobierno en coalición del PP y Ciudadanos. El presidente autonómico ha asegurado querer gobernar en solitario y “en coalición con todos los andaluces”, pero si no supera las expectativas podría quedarse a unos pocos votos o abstenciones de ser investido.

En el segundo debate, en el Canal Sur, Olona llevó la voz cantante protagonizando cada enfrentamiento en el cara a cara de seis candidatos. Es ahí, donde criticó los presuntos libros de texto de salud sexual que reciben los niños de 10 años en colegios públicos y concertados, que tendió su mano hacia Moreno y le garantizó la reelección solamente si incluye a Vox en San Telmo. Pero, “si necesita un escaño o una abstención, no se la daremos si no entramos en el Gobierno”, ha espetado la ultraderecha.

Las torrijas de Marín

Mientras tanto, el actual vicepresidente, el naranja Juan Marín, trata de sortear la caída libre de su partido a nivel nacional, aspirando a reeditar el “matrimonio perfecto” que fue su Gobierno, cuando Cs se juega la supervivencia en el Parlamento y su mayor reto será tener un grupo propio.

No obstante, Marín ha defendido la gestión actual incluso mejor que Moreno, con quien ha mantenido una excelente sintonía. Cs aspira ser la bisagra que impida que Vox llegue al poder, y si puede llegar a tener votos suficientes como para suplantar a la ultraderecha en un hipotético pacto con el PP, está más que dispuesto.

Uno de los momentos estelares del candidato naranja fue su segundo rifirrafe con Olona, en medio del segundo debate electoral, donde esta le reprochó que “se pasó la pandemia cocinando torrijas” a lo que él le contestó: “y muy buenas, ¿usted sabe hacer torrijas, señora Olona?”. Un día después el candidato elaboró ese platillo en un mitin, y lo devoró en honor a Macarena Olona.

El otrora feudo del PSOE

Andalucía fue gobernada por los socialistas por 37 años ininterrumpidos, hasta que Susana Díaz dejó el listón en la peor participación del PSOE en unas elecciones en esa comunidad a pesar de seguir siendo la tarjeta más votada. El caso es que el PP y Cs cosecharon un número equiparable de escaños, con los cuales evitaron que Díaz gobernara pese a haber sido la ganadora en votos.

El partido achacó ese pacto a la abstención, pues al menos unos 400.000 de sus electores no acudieron a las urnas en 2018. Para el analista político José Luis Méndez Romeu, exdiputado y antiguo portavoz parlamentario del PSdeG – PSOE, para el PSOE "es posible ganar y ello depende de la movilización del electorado. En la sociedad actual, más fragmentada, las mayorías absolutas son muy improbables por lo cual además de ganar es necesario que sea posible formar mayoría con otras organizaciones de la izquierda”.

El exalcalde sevillano, Juan Espadas, se ha concentrado en darse a conocer al resto de la comunidad, al mismo tiempo que ha cargado contra Moreno por su tácito pacto con Vox, pese a que nunca lo ha negado o afirmado. Espadas emplazó a Moreno en el primer debate, en RTVE, a que firme con un notario que “no cogerá de la mano a Olona” para recibir sus votos, igual que criticó el encuentro entre su rival y su “vaca talismán” Fadie, a quien acudió en 2018 y le “dio” la victoria.

El armisticio a la izquierda del PSOE

Aun así, los últimos sondeos advierten de que el PSOE quedaría detrás de una victoria holgada del PP, como segunda fuerza política. Pero tampoco podría presentarse como una mayoría alternativa si se suman los apoyos de las izquierdas, pues gracias a la escisión de Adelante Andalucía, quizás sus remanentes no puedan recuperar los escaños obtenidos en 2018, cuando concurrieron en conjunto.

La intensa guerra política que vivieron los militantes de los partidos a la izquierda del PSOE, en la anterior legislatura, propició la expulsión de la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, de su propio partido junto a siete parlamentarios acusados de transfuguismo. Al iniciar esta campaña se esperaban roces y cuchillazos, entre Inmaculada Nieto (Por Andalucía) y Rodríguez, mas eso nunca ocurrió, ni siquiera en los debates en los que estaban paradas una al lado de la otra y pescaban en el mismo espacio de votantes.

Si Espadas le reprochó a Moreno un posible acuerdo con Vox, este ha contraatacado diciendo que el PSOE es capaz de “pactar con siete izquierdas”, al referirse a las dos coaliciones que agrupan a cantidad de partidos a la izquierda del PSOE representados por Nieto y Rodríguez. Moreno después reculó y aseguró que eran ocho formaciones, pero de todas maneras trajo de vuelta el adjetivo del “pacto Frankestein”. @mundiario

Elecciones del 19-J: los candidatos llaman a vencer la abstención en Andalucía
Comentarios