El movimiento Femen emplea como arma arrojadiza la causa intrínseca al mismo

La cara y el cuerpo de Femen en España.
La cara y el cuerpo de Femen en España.
¿No es acaso la hipocresía de los políticos el verdadero motor de arranque de las redes de prostitución como fuente generadora de economía sumergida que conlleva, indefectiblemente, al fraude fiscal?
El movimiento Femen emplea como arma arrojadiza la causa intrínseca al mismo

Femen, el movimiento feminista nacido en Ucrania en el año 2008, amplía su tejido estructural hasta España. Y nada mejor para sacudir a la opinión pública, como el topless que  lleva inscrito en su ADN. Lo irreverente de la noticia es que resulta irónico cómo el movimiento emplea como arma arrojadiza la misma causa intrínseca al mismo, es decir, el instrumento y la meta a alcanzar son el mismo sujeto: el cuerpo de la mujer como medio de explotación. Y he aquí donde nos encontramos ante la disyuntiva entre aquéllos que califican dichas expresiones de dañinas a la integridad femenina, de aquéllos que defienden tales manifestaciones de revulsivas a la focalización de un problema de calado internacional: el tráfico sexual.

Particularmente, considero mucho más vulgar escudriñar en la vida privada de una mujer con fines meramente mercantilistas, que el hecho en sí a que una mujer se desnude; por tanto y cuanto tal gesto lleve aparejado una crítica constructiva, es decir, que no quede limitado en puramente anecdótico, que sirva de caldo de cultivo al movimiento ideológico situado en las antípodas.

¿No es acaso la hipocresía de los políticos el verdadero motor de arranque de las redes de prostitución como fuente generadora de economía sumergida que conlleva, indefectiblemente, al fraude fiscal de cantidades obscenas de 'cash' al año? Véase el caso de EE UU como primer país exportador de democracia que, en la otra cara de su moneda, lidera el consumo en pornografía. Aunque no hace falta viajar al otro lado del Atlántico. Basta con observar la parte más rancia de la sociedad española que se pone más roja que el Manifiesto Comunista al oír hablar acerca del turismo sexual presente como partida opaca en la economía de Latinoamérica y, por el contrario, mira para otro lado ante el hecho de que España se ha convertido, después de Italia, en el segundo país europeo en turismo sexual.

Como bien sabemos, el feminismo es una filosofía de vida que defiende el  hecho de que el género no sea un condicionante que lleve implícito un elevado coste de oportunidad. Por todo ello, debemos calificar de positivos los actos protagonizados por la asturiana y gaditana, Lara e Indira, respectivamente, al argumentar que su modo de expresión se orienta de acuerdo a unas cartas de bitácora de perfil feminista. Pero para que su activismo resulte creíble, el mismo debe ir acompañado de la misma orientación en su vida privada. De no ser así, la visualización del movimiento estará actuando como las dictaduras, religiones y demás mafias organizadas, cuyo credo se resume en la frase lapidaria: “haz lo que yo digo, pero nunca lo que yo hago”.

El movimiento Femen emplea como arma arrojadiza la causa intrínseca al mismo
Comentarios