El Gobierno se prepara para dos años sin elecciones y una relación compleja con ERC

Salvador Illa. / Mundiario
Salvador Illa. / Mundiario

La Moncloa ha visto con buenos ojos los resultados de las elecciones catalanas. Aspira a pactar con ERC en temas como  indultos, reforma del Código Penal, mesa de diálogo y reforma de la financiación autonómica. 

El Gobierno se prepara para dos años sin elecciones y una relación compleja con ERC

Los resultados de las elecciones catalanas han caído bien en la Moncloa. El Gobierno de Pedro Sánchez se prepara para dos años sin bloqueo político que, como se sabe, acaba en la convocatoria de nuevas elecciones. Además, traza el camino para establecer una relación con ERC que le permita negociar temas como indultos, reforma del Código Penal, mesa de diálogo y reforma de la financiación autonómica. En este panorama, no descartan a Junts.

Según El País, el Ejecutivo no tenía como objetivo que Salvador Illa, exministro de Sanidad, se convirtiera en president de la Generalitat. Lo que se buscaba, en concreto, es que fuera un nuevo referente del independentismo, lo que hubiese permitido al PSC a la primera línea y con capacidad de disputar esa presidencia en el futuro. El dilema ya fue puesto sobre la mesa por Miquel Iceta, el padre político de Illa y hombre clave en toda la operación.

"Illa y el PSC se colocan en posición de salida para volver a intentarlo en unos años y han dejado atrás el infierno de ver cómo Ciudadanos les doblaba en votos. Los socialistas recuperan además posiciones en un granero histórico y ven cómo el PP se queda en los huesos en Cataluña, lo que hace mucho más difícil para Pablo Casado llegar a La Moncloa", reseña el citado medio. 

En Cataluña se reparten 49 de los 350 escaños del Congreso, y es muy difícil ganar en toda España siendo residual en esta comunidad clave. 


Quizá te interese leer:

ERC intenta evitar que Illa opte a la investidura con un Gobierno independentista


Por otro lado, otro flanco para el Gobierno es entablar un contacto más estrecho con ERC. De hecho, desde la llegada de Sánchez a la Moncloa, una moción de censura apoyada por los republicanos. Incluso, estuvieron en las tensiones que llevó a la convocatoria electoral de 2019 después de que ERC y el PDeCAT tumbaran los Presupuestos.

Como sea, el Gobierno está preparado para negociar otra vez sus cartas con ERC temas como indultos, reforma del Código Penal, mesa de diálogo y reforma de la financiación autonómica. Y toma ese camino debido al gran resultado del domingo de Unidas Podemos que ha resistido, e incluso tiene opciones de intentar formar parte del Ejecutivo, y la debacle de Ciudadanos y del PP ha abierto un ambiente de enorme tensión en la derecha. @mundiario

El Gobierno se prepara para dos años sin elecciones y una relación compleja con ERC
Comentarios