El Ejecutivo aprueba el proyecto de la nueva ley de Educación que resta peso a la Religión

Isabel Celaá. / RR SS
Isabel Celaá. / RR SS
La ley aprobada pone el acento en la educación pública "inclusiva, de calidad y personalizada". Uno de sus objetivos es reducir de forma considerable el alto número de repetidores entre los alumnos españoles.​
El Ejecutivo aprueba el proyecto de la nueva ley de Educación que resta peso a la Religión

El Gobierno ha aprobado este martes en el Consejo de Ministros el proyecto de la nueva ley de educación (Lomloe), que revertirá la norma  vigente, la polémica Lomce o ley Wert, aprobada por el PP en 2013. En ese sentido, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha dado luz verde por segunda vez al texto que ya aprobó en la pasada legislatura y así lo dejó ver el propio mandatario en su red social twitter. La ministra de Educación, Isabel Celaá, no formuló cambio en el documento pese a que ahora el Ejecutivo es de coalición, con Unidas Podemos. De esta manera, quiere evitar así que la ley tenga que volver a pasar por los órganos consultivos, como el Consejo Escolar del Estado, y así acelerar su tramitación en el Congreso, prevista para las próximas semanas. Cualquier cambio que se quiera introducir se hará a través de enmiendas en el Parlamento o en el Senado.

 

La ley busca la calidad del sistema para todos, se fundamenta sobre la excelencia, la optimización de resultados para el conjunto de los alumnos y la equidad; nadie puede quedar atrás”, ha dicho Celaá en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, según destaca El País.

Qué contiene la Ley

La ley aprobada pone el acento en la educación pública "inclusiva, de calidad y personalizada". Uno de sus objetivos es reducir de forma considerable el alto número de repetidores entre los alumnos españoles. La nueva norma especifica que si un estudiante tiene que repetir sea una decisión colegiada de todo el equipo docente. Se podrá acceder al título de Bachillerato con un suspenso (uno solo). Se eliminarán las reválidas (habrá evaluaciones de diagnóstico en 4º de Primaria y en 2º de la ESO) y también los itinerarios, que implican a los alumnos decidir su camino escolar en función de las asignaturas. En las comunidades con lengua cooficial, la competencia del Estado será del 65% mientras que en el resto de autonomías será del 55%. La prueba de acceso a la universidad, de momento, no se cambiará (no se puede hacer a mitad de curso). Religión se seguirá ofreciendo en las escuelas, pero los alumnos que no la escojan no tendrán asignatura alternativa. Harán "otra cosa", que todavía está sin especificar.  

Asimismo contempla la prevención de la violencia machista, las competencias digitales, la autonomía de los centros y la atención personalizada está también en el espíritu de la nueva norma. El ministerio repite que la escuela concertada –al menos la que no segrega por sexos- "no tiene nada que temer" con la nueva ley. Entre los objetivos del ministerio está expandir la escolarización de 0 a 3 años y convertir la Formación Profesional en unos estudios de primer nivel académico. @mundiario

El Ejecutivo aprueba el proyecto de la nueva ley de Educación que resta peso a la Religión
Comentarios