Buscar

MUNDIARIO

EE UU sanciona a tres socios de Maduro que venden el petróleo venezolano

A sólo horas de dejar el poder, Trump decide asestar su último golpe sobre el régimen de Maduro para debilitar la estructura de dinero ilícito con la que el chavismo se sostiene.
EE UU sanciona a tres socios de Maduro que venden el petróleo venezolano
Un tanque de almacenamiento en una planta de refinación de petróleo de la estatal PDVSA en Anzoátegui, al sur de Venezuela. / El Nacional
Un tanque de almacenamiento en una planta de refinación de petróleo de la estatal PDVSA en Anzoátegui, al sur de Venezuela. / El Nacional

El 'oro negro' ilegal está en la mira de la mayor potencia mundial. En sus últimas horas en el poder, la Administración de Donald Trump no podía despedirse sin dejar otro bache en el camino al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, uno de sus principales rivales en la escena mundial desde 2017, contra quien se enfocó en aplicar la máxima presión financiera posible de la mayor potencia mundial para sacarlo del Gobierno venezolano, aunque evidentemente, sin éxito. Pero el daño ya está hecho y la estructura financiera de los monopolios que conforman y sostienen al régimen de Maduro se ha debilitado producto de los esfuerzos de Washington durante tres años para socavar su estabilidad. 

Y es que Estados Unidos sigue reduciendo cada vez más el cerco financiero que ha impuesto sobre el Gobierno chavista para evitar que este tenga acceso a capitales con los que pueda seguir sosteniendo a la cúpula militar para permanecer en el poder pese a la extrema crisis económica del país. La Casa Blanca tiene el ojo puesto sobre una oscura red de testaferros, paraísos fiscales, buques de carga y compradores que ha comercializado el petróleo venezolano, de muy buena calidad, por todo el mundo.

A partir de 2018, Washington prohibió todas las exportaciones e importaciones de petróleo y sus derivados hacia y desde Estados Unidos, pero la Administración Trump también presionó a los principales compradores de Venezuela -entre ellos China y Rusia- para que no hicieran negocios con el régimen de Maduro, en un claro, pero infructuoso esfuerzo de la Casa Blanca para arrinconarlo y provocar una ruptura interna de su gobierno por falta de fondos financieros.

El golpe final de Trump a Maduro

Entonces, para reforzar esa olla de presión, el Departamento del Tesoro de EE UU ha anunciado este martes la congelación de los activos financieros de tres figuras centrales en el esquema de venta ilegal de petróleo venezolano, que Maduro usa para evadir los bloqueos estadounidenses: el italiano Alessandro Bazzoni, el suizo Phillip Apikian y el venezolano Francisco D’Agostino (cuñado del secretario general del partido Acción Democrática, Henry Ramos Allup, también dirigente de la oposición). 


Quizás también te interesa:

Capriles llama a la oposición ser “realista” en su agenda contra Maduro


Según una investigación del diario El País y el portal Armando.info, esos tres empresarios, ahora sancionados, han sido claves para mover el dinero, la logística y el entramado de buques que transporta el crudo venezolano al margen de los controles marítimos de Estados Unidos, y que lidera el el empresario colombiano Alex Saab, señalado como testaferro de Nicolás Maduro, y quien también será extraditado a suelo estadounidense por el Gobierno de Cabo Verde, donde permanecía escondido para dirigir desde ese país africano las operaciones financieras del Gobierno venezolano en paraísos fiscales. Ese vínculo ha sido confirmado ahora por las autoridades estadounidenses, lo que abre la puerta a posibles medidas financieras por parte del presidente entrante, Joe Biden, para evitar que esos cargamentos de petróleo pasen por rutas clandestinas que perjudiquen la estabilidad del mercado mundial de crudo, que es dominado por Estados Unidos.

Pero, ¿cómo opera esa red que atraviesa el océano Atlántico para vender el petróleo venezolano burlando las sanciones estadounidenses? Según el Departamento del Tesoro, la empresa del colombiano Alex Saab “compraba el crudo a la estatal petrolera venezolana PDVSA a precios por debajo del mercado y se encargaba de transportarlo y encontrar compradores a miles de kilómetros de las costas venezolanas en operaciones financieras por debajo del radar”. Posiblemente, utilizaban transferencias entre cuentas de bancos suizos y panameños para evitar que el sistema financiero de EE UU siguiera el rastro del dinero.

Las maromas del régimen chavista para evadir las sanciones de EE UU

De acuerdo con la investigación de El País, los documentos de embarque evitaban incluir el nombre de la petrolera venezolana para eludir el embargo que impuso Estados Unidos a Venezuela desde 2017, es decir, para evitar que las autoridades portuarias se negaran a descargar el crudo por provenir de una compañía sancionada por Washington, para lo que se utilizaba una compleja red de intermediarios y empresas fachada en paraísos fiscales de América, Europa y Asia, lo que básicamente consistía en empresas falsas que se usaban como supuestos destinatarios y compradores del petróleo en un evidente esfuerzo por ‘limpiar’ el origen y el dinero derivado de esas operaciones comerciales. Esa red clandestina de exportación de petróleo, diseñada por Maduro, llegó a captar el 40% de los ingresos en euros y en dólares de las exportaciones mensuales de PDVSA.

“Aquellos que faciliten los intentos del régimen ilegítimo de Maduro de dar la vuelta a las sanciones que impuso Estados Unidos contribuyen a la corrupción que consume a Venezuela. Estados Unidos sigue comprometido en perseguir a quienes permitan el abuso del régimen de Maduro sobre los recursos naturales de Venezuela”, ha señalado Steven Mnuchin, titular del Tesoro estadounidense, en un comunicado emitido a menos de 24 horas de que Trump abandone la presidencia de la mayor potencia mundial.

Por lo tanto, el Gobierno de Maduro sufre así otro golpe con el que se debilita aun más su capacidad para generar ingresos que le permitan distribuir las rentas al sector militar, comandado por una cúpula de generales que se beneficia de ese esquema lucrativo para sostener al líder socialista en el poder sin importar el grado de destrucción económica y social que hoy vive Venezuela. @mundiario