Estados Unidos se prepara para vacunar con una tercera dosis de refuerzo

Una dosis de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer. / Pixabay
Una dosis de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer. / Pixabay
Una investigación sugiere que la vacuna de Pfizer es menos eficaz después de unos seis meses para combatir al virus. 
Estados Unidos se prepara para vacunar con una tercera dosis de refuerzo

Un nuevo paso de la ciencia para luchar contra la pandemia. En Estados Unidos ya se prepara el proceso de la vacunación con una dosis de refuerzo a las poblaciones vulnerables, incluso mientras se sigue investigando cuánto tiempo siguen siendo eficaces contra la Covid-19. 

Por eso, los funcionarios esperan que las personas mayores de 65 años o con sistemas inmunitarios comprometidos necesiten una tercera inyección de Pfizer o Moderna, dos vacunas basadas en la misma tecnología que se han utilizado para inocular a la gran mayoría de los estadounidenses hasta ahora.

Se trata de un cambio brusco con respecto a hace unas semanas, cuando la administración dijo que pensaba que no había suficientes pruebas para respaldar los refuerzos.


Lee más:

Estados Unidos sancionó a los represores de las protestas en Cuba


Un funcionario clave de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijo que la agencia está explorando opciones para dar a los pacientes con sistemas inmunes comprometidos terceras dosis incluso antes de que los reguladores amplíen la autorización de uso de emergencia para las vacunas contra la Covid-19. 

En los últimos días, precisamente, ha existido un  consenso dentro de la administración de que al menos algunos estadounidenses necesitarán un refuerzo está ligado en parte a la investigación que sugiere que la vacuna de Pfizer es menos eficaz contra la Covid-19 después de unos seis meses.

Más de la mitad de los vacunados en Estados Unidos hasta ahora han recibido la vacuna de Pfizer.

El estudio global continuo de Pfizer sobre los participantes en sus ensayos clínicos muestra que, entre cuatro y seis meses después de la segunda dosis, la eficacia de la vacuna contra la infección sintomática desciende de un máximo del 95% al 84%, según la empresa. 

Entre los fabricantes de vacunas, Pfizer ha sido especialmente proactivo a la hora de compartir sus datos con el gobierno. Pero la administración se vio sorprendida por el anuncio público de la empresa este mes de que planeaba solicitar una autorización de emergencia a la FDA para una vacuna de refuerzo. @mundiario

Estados Unidos se prepara para vacunar con una tercera dosis de refuerzo