EE UU es un país mejor para las futuras generaciones, fruto de una obra siempre inacabada

Barack Obama. / Mundiario
Barack Obama. / Mundiario

Convertimos una economía que estaba encogiendo y perdiendo puestos de trabajo en una que está creciendo y creando empleos, con la pobreza disminuyendo, los ingresos aumentando y los salarios que prosperaron más rápido en los últimos años que en las últimas cuatro décadas.

EE UU es un país mejor para las futuras generaciones, fruto de una obra siempre inacabada

Desde los tiempos de George Washington, los presidentes han entregado algún tipo de mensaje final durante su mandato: un discurso de despedida al pueblo estadounidense. En Chicago entregué el mío. Elegí Chicago no sólo porque es mi ciudad, donde conocí a mi esposa y empezamos una familia, sino también porque realmente es donde comenzó mi carrera en el servicio público.

El hilo de mi carrera ha sido la noción de que cuando la gente se involucra, se compromete y se reúne en un esfuerzo colectivo, las cosas cambian para mejor. Esa es la creencia fundamental que sustenta este valioso experimento estadounidense de autogobierno. Es lo que da trabajo y propósito a cada nueva generación.

Recuerden que los Estados Unidos es una historia que evoluciona a largo plazo con un horizonte más amplio

Es fácil perder de vista esa verdad en el día a día de ida y vuelta de Washington y nuestros ciclos de noticias al minuto. Pero recuerden que los Estados Unidos es una historia que evoluciona a largo plazo con un horizonte más amplio, en intervalos, puntuada a veces por las dificultades, pero en última instancia escrita por generaciones de ciudadanos que de alguna manera han trabajado juntos, sin fanfarria, para formar una unión más perfecta.

En estos últimos ocho años hemos añadido nuestro propio capítulo a esa historia. Juntos, hemos convertido una economía que estaba encogiendo y perdiendo puestos de trabajo en una que está creciendo y creando empleos, con la pobreza disminuyendo, los ingresos aumentando y los salarios que han saltado más rápido en los últimos años que en cualquier momento en las últimas cuatro décadas.

Juntos, hemos logrado lo que han eludido políticos de ambos partidos durante un siglo: hemos movido 20 millones más de estadounidenses de ser no asegurados a ser asegurados, terminaron los días de discriminación contra la mitad de los estadounidenses que tienen una condición preexistente, y garantizamos derechos y protecciones para todos con el seguro de salud.

Juntos hemos hecho de Estados Unidos un país mejor y más fuerte para las generaciones que nos siguen

Juntos, hemos traído a casa a la mayoría de nuestras valientes tropas de Irak y Afganistán, y eliminamos a Bin Laden y otros terroristas fuera del campo de batalla para siempre. Hemos inaugurado un nuevo capítulo con el pueblo cubano, cerrado el programa de armas nucleares de Irán sin disparar un solo tiro, y unido al mundo en torno a un acuerdo climático que podría salvar este planeta para las generaciones futuras.

Mediante estas medidas y muchas más, juntos hemos hecho de Estados Unidos un país mejor y más fuerte para las generaciones que nos siguen. Hemos contribuido en la larga carrera del progreso, sabiendo que nuestro trabajo está y estará siempre inacabado. Ese es el imperativo de la ciudadanía:  la idea de que con esfuerzo, la gente que ama a su país lo puede cambiar. Ese es el enfoque de mi despedida.

EE UU es un país mejor para las futuras generaciones, fruto de una obra siempre inacabada
Comentarios