EE UU investigará 130 casos de lesiones cerebrales misteriosas en su personal en el extranjero

Embajada de EE UU en La Habana. Twitter.
Embajada de EE UU en La Habana. / Twitter.
The New York Times revela que los ‘ataques sónicos’ de Cuba han afectado a diplomáticos, soldados, espías y empleados desde hace cinco años en Europa y Asia.
EE UU investigará 130 casos de lesiones cerebrales misteriosas en su personal en el extranjero

Crece el misterio de los ‘ataques sónicos’ al personal de Estados Unidos en el extranjero. The New York Times ha revelado que la administración de Joe Biden investigará los misteriosos episodios que han provocado lesiones cerebrales en espías, diplomáticos, soldados y otro personal estadounidense en países como Cuba o China, pero también en su propio suelo: hay registros de afectados en Washington y Miami.

De acuerdo con el diario neoyorquino, que asegura haber obtenido la información de 20 funcionarios antiguos y actuales, los casos comenzaron a registrarse hace cinco años y, hasta el momento, son al menos 130 las personas afectadas.

Los datos elevan el número de casos iniciales confirmados públicamente: EE UU informó en 2016 que unos 60 diplomáticos habían sufrido lesiones cerebrales en el extranjero de forma misteriosa y el caso más sonado a nivel mundial fue el calificado como el “Síndrome de La Habana”.

Ataques sónicos en Cuba

El enigma de los “ataques acústicos” al personal estadounidense asentados en La Habana encendió las alertas internacionales a finales de 2016, cuando una “agresión sónica” sacudió la embajada de EE UU en la isla, provocando repercusiones significativas, como mareos, confusión mental, sordera y lagunas de vocabulario básico en los afectados (entre ellos, además, trabajadores de la sede de Canadá en Cuba).

Washington evitó lanzar una acusación directa contra Cuba, pero no se quedó de brazos cruzados ante la situación: decidió retirar parte del personal de la embajada norteamericana en la isla, la expulsión de 15 diplomáticos cubanos de territorio estadounidense, y el cese indefinido de la emisión de visados a cubanos.

Las teorías en torno al misterio apuntaban hacia disidentes del aparato de inteligencia cubano, que habían “ejecutado los ataques sónicos para boicotear el deshielo entre Washington y La Habana”. E incluso hacia un tercero como responsable: Rusia, Irán o Corea del Norte. 

Una investigación independiente resolvió en 2019 que los ataques, en realidad, eran causados por grillos pero el registro de incidentes en otros países ha vuelto a disparar las alarmas.

Incidentes con espías, militares y otro personal

The New York Times desliza que en 2019 un soldado que prestaba servicio en el extranjero “detuvo su vehículo en una intersección, luego sufrió náuseas y dolores de cabeza, según cuatro funcionarios actuales y anteriores informados sobre los eventos. Su hijo de 2 años, sentado en el asiento trasero, comenzó a llorar. Después de que el oficial se alejó de la intersección, sus náuseas cesaron y el niño dejó de llorar”.

Las autoridades también investigan otros episodios similares informados entre 2020 y 2021 por militares de las tropas estadounidenses en Siria y con personal del gobierno federal de Miami.

El año pasado el Gobierno de EE UU, además, se mostró preocupado por el caso de un alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional: el hombre caminaba hacia su automóvil desde el jardín sur de la Casa Blanca cuando comenzó a experimentar las dolencias. En 2019, ocurrió algo similar con otro funcionario de Seguridad que paseaba a su perro en Alexandria, Virginia.

La publicación detalla que todos los afectados han requerido tratamiento ambulatorio en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed u otras instalaciones y algunos han sufrido lesiones cerebrales a largo plazo, incluidos dolores de cabeza debilitantes. 

Las teorías que se manejan

Un informe publicado en diciembre por la Academia Nacional de Ciencias sugería que los ataques podrían ser provocados por un arma de microondas o un dispositivo de energía dirigida.

El Consejo de Seguridad Nacional ha explicado que los episodios que involucran al personal norteamericano en el extranjero incluyen "fenómenos sensoriales", como sonido, presión o calor, junto con o seguidos de síntomas físicos, como vértigo repentino, náuseas y dolor de cabeza o cuello.

La gravedad de las lesiones cerebrales varía en cada caso, pero la mayoría de las víctimas tienen síntomas potencialmente irreversibles, lo que sugiere “una lesión cerebral potencialmente permanente”. 

EE UU, en alerta

La situación ha obligado a la administración de Joe Biden a investigar el trasfondo de los ataques. La CIA ha creado una nueva célula de focalización para tratar de recopilar información sobre los episodios, dentro y fuera del país, pero The New York Times sostiene que el Congreso ha exigido al servicio de inteligencia exterior que vaya más allá. En una reunión a puerta cerrada del Comité de Inteligencia del Senado el mes pasado, los senadores acusaron al organismo de “mostrar escepticismo” sobre los ataques, lo que ha obstaculizado la investigación.

Joe Biden, entretanto, se ha comprometido a mejorar la coordinación en el caso e incluso ha urgido a las agencias a que nombren un coordinador para acelerar la identificación de la causa de los episodios y para mejorar la atención médica del personal lesionado. 

“Por ahora, no tenemos información definitiva sobre la causa de estos incidentes y es prematuro e irresponsable especular”, ha dicho Amanda J. Schoch, portavoz de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional. "Realmente necesitamos comprender completamente de dónde viene esto, cuáles son los métodos de orientación y qué podemos hacer para detenerlos", ha añadido el representante Rubén Gallego, demócrata de Arizona y exinfante de marina que encabeza el Subcomité de Inteligencia y Operaciones Especiales de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes. @mundiario

   

EE UU investigará 130 casos de lesiones cerebrales misteriosas en su personal en el extranjero
Comentarios