Buscar

MUNDIARIO

EE UU aplica un paquete de sanciones contra China por sus ataques a minorías musulmanas

La Administración de Trump rechazará la solicitud de visado a tres altos funcionarios de Pekín por los horribles y sistemáticos abusos contra los uigures y otros musulmanes.
EE UU aplica un paquete de sanciones contra China por sus ataques a minorías musulmanas
Mike Pompeo, secretario de Estado de EE UU. / Político.
Mike Pompeo, secretario de Estado de EE UU. / Político.

La tensión política entre los Estados Unidos y China tiene un nuevo capitulo en plena pandemia. La Administración de Donald Trump aplicó un nuevo paquete de sanciones este jueves contra tres altos funcionarios de Pekín  y sus familias por los “horribles y sistemáticos abusos” contra los uigures y otros musulmanes en el país. 

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que entre los funcionarios a los que se les negará la entra al país figura Chen Quanguo, el secretario del Partido Comunista para la región de Xinjiang, a quien se considera el arquitecto de las políticas de línea dura del gigante de Asia contra estas minorías étnicas y religiosas.

“Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras el Partido Comunista Chino comete abusos de derechos humanos contra los uigures, los kazakos étnicos y los miembros de otros grupos minoritarios en Xinjiang, incluyendo trabajos forzados, detenciones masivas arbitrarias y control forzado de la población, e intentos de borrar su cultura y su fe musulmana”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo. 

El número dos de Washington dijo que se están imponiendo restricciones adicionales a los visados de otros funcionarios del Partido Comunista Chino que se cree que son responsables o cómplices de la injusta detención o el abuso de los uigures, los kazakos étnicos y los miembros de otros grupos minoritarios.

Como se sabe, el régimen chino ha detenido a un millón o más de minorías étnicas, que están recluidas en campos de internamiento y prisiones donde se les somete a una disciplina ideológica, se les obliga a denunciar su religión y su idioma y se les maltrata físicamente.

Pekín sospecha desde hace tiempo que los uigures, en su mayoría musulmanes, albergan tendencias separatistas debido a su cultura, idioma y religión distintos. En su defensa, el gigante de Asia afirma que Xinjiang ha sido su territorio durante mucho tiempo y asegura que está trayendo prosperidad y desarrollo a la vasta región rica en recursos.

Las autoridades de Xinjiang anunciaron que los campamentos se habían cerrado y que todos los detenidos se habían “graduado”, afirmación que es difícil de corroborar de forma independiente dada la estricta vigilancia y las restricciones a la presentación de informes en la región. @mundiario