Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno de EE UU avisa por error la retirada de sus tropas de Irak

La filtración de una misiva de un general norteamericano, que anuncia la salida de Bagdad, contradice a lo dicho por Trump sobre las duras sanciones si se ejecuta dicho operativo. 
El Gobierno de EE UU avisa por error la retirada de sus tropas de Irak
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Twitter
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. / Twitter

A pesar de que Donald Trump dijo que habría duras sanciones si las tropas norteamericanas eran retiradas de Irak, una carta provocó toda una confusión sobre el tema. Este lunes se conoció una misiva enviada por un general del Ejército estadounidense al número dos del mando militar iraquí, el general de brigada William Seely, para anunciarle una retirada de la ciudad de Bagdad.

De acuerdo al Washington Post, la carta es real. Todo empieza así: “Respetamos su decisión soberana que ordena nuestra partida". Y después continúa con el inesperado sentir de Washington: "Por respeto a la soberanía de la República de Irak, y según lo reclamado por el Parlamento y el primer ministro, la Coalición reorganizará sus fuerzas para asegurarse de que la retirada de Irak se lleve a cabo de forma segura y eficaz".

La carta filtrada cayó como un golpe en la Casa Blanca. El ministro de Defensa,  Mark Esper, se ha apresurado a desmentir cualquier intención de retirada, asegurando ignorar la existencia de la misiva. “No ha habido ninguna decisión de ningún tipo de abandonar Irak”, ha dicho el jefe del Pentágono a los periodistas. “No sé lo que es esa carta… Estamos tratando de averiguar de dónde viene y qué es. Pero no se ha tomado ninguna decisión de abandonar Irak. Punto”.

La misiva, que revela el sentir de EE UU para dejar Irak, contradice a lo que dicho por el presidente Trump en las últimas horas. A bordo del Air Force One, de regreso a Washington tras las vacaciones, el magnate republicano señaló que si Bagdad exige la retirada de las tropas norteamericanas de la manera menos adecuada, habrá consecuencias. Es decir, radicales sanciones económicas. 

En la víspera, el Parlamento de Irak había decidido la anulación del acuerdo de colaboración con la coalición internacional contra el Estado Islámico y que haga las gestiones para terminar la presencia de fuerzas extranjeras en su territorio. El primer ministro iraquí en funciones, Adel Abdul Mahdi, ya ha trasladado al embajador de EE UU en Bagdad, Matthew Tueller, que ambos países deberían trabajar juntos para cumplir la decisión. 

La decisión de Irak se basa en la reciente ejecución del poderoso general iraní Qasem Suleimani por parte de EE UU en los exteriores del aeropuerto de Bagdad. Tras haberse atacado al líder militar, en Teherán ha manifestado que la Administración de Donald Trump la pagaran caro. Sin embargo, en Washington están expectante para también devolver el golpe militar al poner el foco en 56 puntos iraníes. @mundiario