Buscar

EE UU abre su embajada en Jerusalén: los puntos clave del traslado

El Ejército israelí mata al menos a 41 palestinos en las protestas por el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén. También hay numerosos heridos.

EE UU abre su embajada en Jerusalén: los puntos clave del traslado
Jerusalén. / National Geographic.
Jerusalén. / National Geographic.

Firma

Natalia Souto

Natalia Souto

La autora, NATALIA SOUTO, es analista de la actualidad. @mundiario

Donald Trump, presidente de EE UU, sigue lanzado una política exterior muy ruda en Medio Oriente y tras romper los acuerdos nucleares con Irán, ha dado otro paso que contribuye a la inestabilidad de la región al trasladar la embajada de EE UU de Tel Aviv hasta Jerusalén. ¿Qué significa este cambio? ¿Es importante? Presentamos las claves de este traslado:

El traslado

La fecha elegida no es casualidad, porque este 14 de mayo se cumplen 70 años de la declaración de independencia de Israel. En el lugar ya existe un Consulado de EE UU, que desde ahora pasará a convertirse en la Embajada, aunque transcurrirán varios años antes de que la nueva sede cuente con todos sus servicios activos. La actual embajada de Tel Aviv seguirá funcionando y los funcionarios norteamericanos tendrán que irse trasladando de forma paulatina.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ya ha pedido al resto de los países que sigan la misma estrategia pero hasta el momentos solo Guatemala y Paraguay han anunciado la misma medida. En Europa, las grandes potencias como Francia o Reino Unido se han mostrado en contra, pero esto no ha impedido que naciones como Hungría o República Checa hayan accedido a asistir al evento.

El problema

Jerusalén es muy disputada porque es considerada como una ciudad santa por las tres religiones principales del mundo: la cristiana, la judía y la musulmana. En el lugar hacen vida personas que profesan las tres religiones y que se encargan de venerar y glorificar sus lugares más sagrados como el Muro de los Lamentos o la Cúpula de la Roca.

Pero la guerra constante ha evitado que en el lugar reine alguna clase de paz. La primera guerra árabe-israelí se inició en 1948, la violencia fue subiendo a gran escala hasta el año siguiente cuando la ciudad terminó dividiéndose en Jerusalén Este, bajo control árabe, y Jerusalén Oeste, en manos de Israel. Finalmente Israel se hizo con el control del lugar estableciendo una ley especial que brinda protección a los lugares santos y garantizando la entrada de todos los fieles a las distintas religiones.

Al día de hoy, tanto Israel como Palestina reclaman la ciudad como su capital. Durante años las naciones han decidido mantenerse neutrales para evitar darle la razón a alguno de los países, hasta ahora, que EE UU se ha posicionado a favor de Israel.

Fricción entre Irán e Israel

La inauguración de la embajada estadounidense en Jerusalén llega poco después de unos ataques directos entre Irán e Israel, enemigos declarados. Tras la decisión de Trump de romper el acuerdo nuclear, Irán procedió a atacar varios puntos de Israel a lo que la nación judía respondió lanzando algunos proyectiles contra fuerzas iraníes ubicadas en Siria.

Ante esto, el Gobierno israelí aseguró que no permitirá que Irán consolide una presencia miliar de mayor envergadura en Siria. Por su parte, los palestinos han convocado un “día de furia” o huelga como protesta ante la apertura de la embajada. Ya hay al menos 41 muertos y una cifra superior de heridos difícil de precisar. @mundiario