La economía tampoco acompaña la recuperación de las cumbres iberoamericanas

Felipe VI y Enrique Peña Nieto. / Mundiario
Felipe VI y Enrique Peña Nieto. / Mundiario

En América Latina, aunque con diferencias entre países, la pérdida de velocidad en su crecimiento despierta el temor a un resurgimiento de las tensiones sociales. España y Portugal siguen en crisis.

La economía tampoco acompaña la recuperación de las cumbres iberoamericanas

En América Latina, aunque con diferencias entre países, la pérdida de velocidad en su crecimiento despierta el temor a un resurgimiento de las tensiones sociales. España y Portugal siguen en crisis.

La comunidad iberoamericana, una organización que agrupa en sus cumbres hasta ahora anuales a 22 países de América y Europa, busca su espacio en un momento de transición que conduce de manera inexorable a su refundación. De entrada, este año, en Veracruz (México), la presidenta de Brasil falta a la reunión y se mantienen las dudas sobre el presidente cubano, Raúl Castro.

"Hay que impedir retrocesos en el descenso de pobreza", dice en el diario El País Rebeca Gryspan, Secretaria General Iberoamericana, que asumió el reto de insuflar nuevos bríos a una organización que ha languidecido.

Casi un cuarto de siglo después de su nacimiento, en Guadalajara (México) en 1991, la Comunidad Iberoamericana se enfrenta ahora Veracruz al desafío de su refundación. Incapaz de competir con los nuevos foros continentales —como la CELAC (Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe), Unasur o la Alianza del Pacífico— las cumbres iberoamericanas han languidecido en los últimos años, hasta el punto de que la mitad de los mandatarios invitados faltaron a la cita en Paraguay (2011) o Panamá (2013), según un balance del diario de Prisa.

Para evitar nuevos fiascos, lo primero que se ha hecho es espaciar las cumbres, que a partir de esta edición ya no serán anuales sino bienales, alternándose con las que celebra la CELAC con la UE —en 2015 tendrá lugar en Bruselas—, de tal forma que la siguiente cita iberoamericana será en Colombia en 2016.

Por si fuera poco, la cumbre de 2014 llega en un momento económico delicado. Ni España ni Portugal han logrado disipar la crisis, y en Latinoamérica los días de vino y rosas, con crecimientos cercanos al 5% del PIB, quedan ya lejos.

En América Latina, aunque con diferencias entre países, la pérdida de velocidad en su crecimiento despierta el temor a un resurgimiento de las tensiones sociales. Por su parte, España y Portugal siguen en crisis.

La XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno se lleva a cabo en la ciudad mexicana de Veracruz, los días 8 y 9 de diciembre de 2014, bajo el lema: "Iberoamérica en el Siglo XXI: Educación, Innovación y Cultura".
Los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Conferencia Iberoamericana celebran anualmente una cumbre que pasará a ser bienal a partir de 2014. El país sede propone un tema central para las deliberaciones de los mandatarios que se concreta en una declaración final y un plan de acción. La SEGIB ejecuta los mandatos.

 

La economía tampoco acompaña la recuperación de las cumbres iberoamericanas
Comentarios