Economía, pensiones, educación: los retos de Macron en su segundo mandato presidencial en Francia

Emmanuel Macron, presidente de Francia. Twitter
Emmanuel Macron, presidente de Francia. / Twitter
El presidente francés, reelegido el pasado 24 de abril, apela a la “unión” y a una “Francia más fuerte" en su discurso de investidura en el palacio del Elíseo en París.
Economía, pensiones, educación: los retos de Macron en su segundo mandato presidencial en Francia

Emmanuel Macron llega al Palacio del Elíseo... de nuevo. En su discurso de investidura, celebrada este sábado en París, el mandatario ha apelado a la “unión” para “pacificar” a la Francia dividida que le reeligió el pasado 24 de abril para frenar a la extrema derecha de Marine Le Pen; y ha prometido gobernar “con un método nuevo” para “construir un nuevo contrato productivo, social y ecológico”.

“Necesitamos inventar juntos un nuevo método, lejos de cansadas tradiciones y rutinas, con el que podamos construir un nuevo contrato productivo, social y ecológico”, ha subrayado el líder galo ante los invitados a la ceremonia, entre los que se encontraban los expresidentes Francois Hollande y Nicolas Sarkozy. “El tiempo que se avecina será el de una acción resuelta para Francia y para Europa”, destacó, antes de reiterar su compromiso con "el juramento de legar un planeta más habitable y una Francia más viva y más fuerte".

Tras el triunfo en las elecciones, el líder del partido La República en Marcha encara su segundo periodo presidencial con varios retos que la sociedad francesa, profundamente dividida, considera pendientes de su primer quinquenio: la recuperación del poder adquisitivo, el freno a la inflación e inestabilidad económica, la respuesta al descontento del sector educativo y la reforma al sistema de pensiones, entre otros.

Así, la segunda oportunidad presidencial de Emmanuel Macron, el primer jefe de Estado reelegido desde 2002, se antoja más retadora que la primera, que ya estuvo marcada por algunas crisis como las masivas protestas de los chalecos amarillos y la pandemia de la covid-19.

 

Elecciones legislativas, el primer reto

El primer reto inmediato que enfrenta el mandatario son las elecciones legislativas, pautadas para el 12 y 19 de junio, de las que dependerá su gobernabilidad y la posibilidad de llevar a cabo las reformas que prometió durante la campaña. 

El líder de la extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, ha advertido que los comicios marcará una “tercera vuelta” en Francia, con la que aspira a recortar el espacio político del mandatario en el Parlamento, para lo que ha formado una histórica coalición en la izquierda.

Poder adquisitivo, demanda urgente

La recuperación del poder adquisitivo marcó la carrera presidencial por el Elíseo. La candidata ultraderechista Marine Le Pen tomó esta demanda como bandera de su campaña, y prometió que mejoraría la situación de los “bolsillos” de los franceses.

Macron, por su parte, afirmó que su Gobierno trabajaría en pro de “más Justicia social y apoyo para mejorar el poder adquisitivo" de los ciudadanos. Ahora, en el poder, deberá hacer frente a la exigencia de los votantes: un salario mínimo con el que se pueda llegar a final de mes.

Las encuestas de opinión muestran que el contexto económico es una de las principales preocupaciones de los votantes. Los sondeos confirman que más de la mitad de los ciudadanos no está conforme con las políticas económicas adoptadas por Macron, que en sus primeros cinco años al frente de la nación apostó por la reducción del gasto social y la disminución de impuestos para las empresas y las cotizaciones sociales.

El centrista, que en 2017 prometía renovar Francia “más allá de la izquierda y la derecha”, se ha ganado a pulso la etiqueta de “presidente de los ricos”, con medidas que, según el Instituto de Políticas Públicas, han contribuido a hacer más rico al 1% de la población, lastrando el nivel de vida del 5% de los hogares más pobres.

Inflación e inestabilidad

Francia, la segunda economía de la Unión Europea, no se ha recuperado por completo del coletazo económico que supuso la pandemia, a lo que se ha sumado en 2022 una guerra en curso en Europa del Este que ha sacudido los mercados globales, afectando directamente el bolsillo de los ciudadanos. En general, el panorama económico francés es optimista, pero el pueblo reclama medidas inmediatas para frenar el enorme aumento en el costo de vida por los precios del combustible, la energía y una inflación creciente, en gran parte por el conflicto ruso-ucraniano. 

Por otro lado, los analistas creen el nuevo periodo presidencial estará marcado, en términos económicos, por un escenario dividido en el que el mandatario francés deberá elegir entre tomar acciones para cuidar los intereses de los franceses o seguir el ritmo de las medidas europeas.

Otro de los puntos rojos en materia económica, señalan los analistas, es el déficit comercial: en 2021 fue de 84.700 millones de euros. Las exportaciones francesas han caído del 6,3 % en 1990 a menos del 2,5 % en la actualidad, apunta France24.

En contraste, Macron tiene a su favor que el desempleo en Francia ha llegado a su nivel más bajo en años. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y de Estudios Económicos (Insee), el país cerró 2021 con una desocupación del 7.4%, la más baja desde 2008; y una tasa de actividad de 73,5 %, la mayor desde que empezaron los registros en 1975.

Reforma de las pensiones

Emmanuel Macron ha asegurado que las pensiones en Francia son “insostenibles” y que el sistema requiere una reforma urgente.

La propuesta del presidente pasa por aumentar la edad de la jubilación (de los 62 a los 65 años, con excepciones para aquellos empleados de oficios difíciles o que han trabajado más tiempo que otros.

Según el mandatario, esta es la única forma de “hacer viable el sistema y aumentar las pensiones bajas”. "Aquellos que les digan que podemos mantener (el sistema de pensiones) tal como está ahora les están mintiendo", ha insistido para defender su criticado plan.

Divorcio de los maestros

El sector educativo no esconde su malestar con Macron. Los educadores, que critican haber sido relegados durante el primer mandato, han tomado las calles de Francia en reiteradas ocasiones en el último año para manifestar su descontento con las políticas del centrista.

El mandatario ha propuesto una revalorización del sueldo de los maestros de cerca de un 10% para 2023, aunque, de momento, esto parece no ser suficiente. Los expertos creen que un gesto definitivo del Gobierno sería el cambio del ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, así como cambios en un sistema afectado ahora mismo por la falta de personal y, en consecuencia, por la sobrepoblación de estudiantes en las aulas.

Medio ambiente

Será un punto clave para atraer al electorado de la izquierda. Hasta ahora, Emmanuel Macron ha promovido la energía nuclear, al mismo tiempo que ha prometido desarrollar la energía eólica y solar. Pero algunas voces creen que debe ir más allá. “Tiene que tener la valentía y el coraje político de hacer un programa que no va ser necesariamente popular, que va a ser utilizado por políticos un poco populista pero que el futuro de todos depende de eso", sentencia Richard. @mundiario

Economía, pensiones, educación: los retos de Macron en su segundo mandato presidencial en Francia
Comentarios