Buscar

MUNDIARIO

Dos cohetes impactaron en una base militar de EE UU en Irak

Washington ha rechazado esta inesperada acción militar en la base iraquí de Besmaya. Ha lanzado una advertencia a Baghdad de que responderá si ocurre otra vez. 
Dos cohetes impactaron en una base militar de EE UU en Irak
Ejercito estadounidense. RR SS
Ejercito estadounidense. RR SS

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

Dos cohetes impactaron este martes en una base militar de Estados Unidos en Irak. Se trata de la ubicada Besmaya, en el sur de la capital, que alberga tropas de la coalición internacional de lucha contra Estado Islámico (ISIS) liderada por Washington. Es el tercer ataque de este tipo en una semana.

“La pasada noche, dos cohetes impactaron contra posiciones de nuestras fuerzas de seguridad en la base de Besmaya”, informó en un breve tuit la Célula de Información de Seguridad del Gobierno iraquí, sin aportar más detalles sobre los daños o si se produjeron víctimas.

La base de Besmaya, en el sur de Bagdad, alberga a tropas españolas, portuguesas, británicas y estadounidenses de la coalición internacional que lucha contra el EI en Irak. Este es el tercer ataque que se produce en una semana contra bases militares con presencia de tropas extranjeras y que, hasta el momento, no han sido reivindicados por ningún grupo.

Washington acusa a la milicia armada chií Kata’ib Hizbulá, integrada dentro de la agrupación Multitud Popular. De hecho, el pasado 12 de marzo, atacó con bombardeos contra lo que identificó como posiciones de las milicias iraquíes, apoyadas por Irán. El Gobierno iraquí denunció que las acciones causaron cinco bajas entre sus militarse y policías y la muerte de un civil.

Como sea, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, llamó al primer ministro iraquí en funciones, Adel Abdelmahdi, y reiteró que es responsabilidad del Gobierno iraquí proteger a las tropas extranjeras.

Esta conversación se produjo después de que el pasado 14 de marzo al menos tres miembros de la coalición internacional, además de dos militares iraquíes, resultaran heridos en un ataque con cohetes contra la base de Taji, a unos 30 kilómetros al norte de Bagdad. @mundiario