Buscar

MUNDIARIO

Dormir tranquilo en La Moncloa

Pedro Sánchez duerme plácidamente en La Moncloa encima de un polvorín, producto de una gestión desastrosa de nuestra Hacienda y nuestra Seguridad Social.
Dormir tranquilo en La Moncloa
Palacio de la Moncloa. / laSexta
Palacio de la Moncloa. / laSexta

Firma

Albino Prada

Albino Prada

El autor, ALBINO PRADA, es colaborador de MUNDIARIO. Doctor en Ciencias Económicas por la USC, es profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Vigo y forma parte de ECOBAS. Fue miembro del Consello Galego de Estatística, del Consello Económico e Social de Galicia y del Consello da Cultura Galega. @mundiario

Un afamado colega de profesión, doctor en Economía, de nombre Pedro Sánchez reiteró ante millones de televidentes que no podría dormir tranquilo en La Moncloa si en el gobierno de España el Ministerio de Hacienda o la Seguridad Social estuviesen gestionados por personas de Unidas Podemos.

Puestas así las cosas mi sorpresa es que, hasta el día de hoy, consiga dormir plácidamente en La Moncloa. Porque tanto nuestra Hacienda como nuestra Seguridad Social se encuentran en una situación de alto riesgo a causa de la gestión de todos los Presidentes y Ministros que han pasado por ese Palacio en los últimos doce años. Ministros todos ellos “ortodoxos” como se autodefine el propio Sánchez. “Cautelosos”, “coherentes”, “centrocampistas”, “estables”,… según los quiere su spin-doctor Iván Redondo.

Sorprende que duerma tranquilo. Porque gracias a ellos entre 2007 y 2019 nuestra Hacienda Pública ha pasado de anotar una deuda pública del 35,6 por ciento del PIB al 95,7 (sesenta puntos más, mientras que en el conjunto de la UE ascendió apenas veinticinco). Sin que nada tengamos que ver en ello economistas heterodoxos como Alberto Garzón, Nacho Álvarez, Manolo Lago o yo mismo.

Una losa de cientos de miles de millones de deuda pública producto del gorroneo fiscal de una minoría social, consentido por todos los “ortodoxos” gestores que esa minoría permite llegar a las altas cumbres del Ministerio de Hacienda. Una situación de alto riesgo porque deja a España en manos de los prestamistas, del BCE y del artículo infame (el 135 pactado por PP y PSOE) de la Constitución. Aunque a Pedro Sánchez todo esto no le quite el sueño.

Tanto es así que, para seguir durmiendo tranquilos, en su programa electoral para el 10-N ni se nombra el citado artículo 135. Y en su página diecinueve apenas se nombra una inconcreta, sin plazos ni cifras, “mayor progresividad fiscal, que nos permitirá converger hacia los parámetros de los países de nuestro entorno”.

No menos de alto riesgo es la herencia que nos dejan, todos los “ortodoxos”, “cautelosos” y “coherentes centrocampistas” que han pasado por La Moncloa, en nuestra Seguridad Social. Con un Fondo de Reserva que se ha esfumado, cuando aún en 2011 contaba con 67.000 millones de euros, al tiempo que hoy la Seguridad Social ya debe al Estado más de 50.000 millones. Y cuando más de la mitad del déficit anual del Estado está hoy causado por nuestra Seguridad Social.

Como bien se ve, todo un alarde de gestión tranquilizadora de nuestros “ortodoxos” economistas que, como Pedro Sánchez, duermen tranquilamente. Porque saben que así están preparando un goloso negocio (fondos privados) a todos los que los adulan como gentes de fiar. Pero en realidad un desastroso balance de gestión en el que ninguna culpa tenemos ni Nacho Álvarez, ni Alberto Garzón, ni Manolo Lago, ni muchos otros economistas “heterodoxos”.

También en este caso, para seguir durmiendo tranquilos, en su programa electoral Pedro Sánchez se limita a hacer un brindis al sol en la página ocho de su Programa anunciando que propondrá “un nuevo Pacto de Toledo, que garantice, mediante su blindaje en la Constitución, la sostenibilidad y suficiencia del sistema público de pensiones”. Ni plazos, ni cifras, ni medidas,… para así dormir tranquilo.

Pedro Sánchez duerme plácidamente en La Moncloa encima de un polvorín, producto de una gestión desastrosa de nuestra Hacienda y nuestra Seguridad Social. Pero muy preocupado porque gentes heterodoxas con poca experiencia de gestión (tiene tela que lo diga un economista que antes de llegar a Presidente del Gobierno apenas fue concejal suplente en la oposición en un Ayuntamiento) estropeen las cosas.

Estamos, me temo, ante alguien que nos pretende convencer del mundo al revés. Sin embargo en algo sí tiene razón aunque no lo diga. Hay gente preocupada porque en nuestra Hacienda y Seguridad Social haya otros gestores: son los que hacen negocio con lo que no aportan a Hacienda, y con el deterioro que provocan en nuestros servicios públicos.

Son los mismos que, esterilizado Sánchez de heterodoxias izquierdistas, alimentan en la recámara la muy “ortodoxa” rebaja y devaluación fiscal compartida por el trío de Colón (Abascal, Casado y Rivera). Para que los “coherentes centrocampistas” gestores de Sánchez tomen nota, no asusten a nadie, y ellos dejen de estar preocupados. Y, por supuesto, Sánchez siga durmiendo tranquilo. @mundiario

P.D.: Para un relato económico de fondo en el que encajar este análisis (ver aquí).