Donald Trump es un candidato que el Partido Demócrata no debe infravalorar

Donald Trump. / Facebook Donald Trump
Donald Trump. / Facebook Donald Trump

Un optimismo desmedido ante las salidas de tono de Donald Trump puede conducir a una campaña electoral demasiado plácida por parte del Partido Demócrata.

Donald Trump es un candidato que el Partido Demócrata no debe infravalorar

Lo que se ve desde fuera es que Hillary Clinton lo va a tener fácil. Las últimas encuestas y las declaraciones kamikaze de Trump contra la gente de su partido parecen dar por hecho que la victoria demócrata será fácil.

El problema surge cuando, desde fuera también, se percibe distensión y altas dosis de optimismo ante lo que puede ser una debacle de los republicanos, más divididos internamente que nunca. Pero, si algo nos dice la Historia como Ciencia y como experiencia, es que el azar ha determinado en la mayoría de las ocasiones el curso de los acontecimientos. Las encuestas fallan y Donal Trump, aunque parezca un Jesús Gil sureño, no es un tipo torpe. Trump controla medios, dirige programas de éxito, sabe que el espectáculo, aunque por ahora no le funcione, tiene siempre su proselitismo. Gran Hermano y Sálvame son prueba de lo que digo.

No es la primera vez que, contra todo pronóstico, presidentes sin garbo o popularidad, han llegado a La Casa Blanca. Trump es machista, ufano, ataca a todo bicho viviente, insulta a sus propios soldados, acusa a Obama de fundador de El Estado Islámico, presume de mujeriego. Todo ese relato no es consecuencia exclusiva de la fatalidad o de su narcisismo, sino de una estrategia, pues está claro que, contra el Partido Demócrata, solamente queda el populismo, lo esperpéntico, la rabieta, la hipérbole, y, sobre todo, la televisión.

Trump está creando su propia telerrealidad y a veces esas ficciones paralelas quijotizan el mundo y, a poco que la tensión racial vuelva a aumentar en Estados Unidos, no descarto que a La Casa Blanca llegue esta patética imitación de John Wayne, pasado por la Svenson. Hubo un tipo que hizo algo parecido y lo tenía todo perdido. Sí, un tal Nixon.

Donald Trump es un candidato que el Partido Demócrata no debe infravalorar
Comentarios