Donald Trump acepta reunirse con Kim Jong-un

Kim Jong-un, dictador norcoreano, y Donald Trump, presidente de EE UU. / RR SS
Kim Jong-un, dictador norcoreano, y Donald Trump, presidente de EE UU. / RR SS

Con una crisis aún latente, el líder de EE UU y el dictador norcoreano podrían reunirse. La invitación fue entregada por el un enviado surcoreano que el martes pasado se reunió en Pyongyang con Kim Jong-un.

Donald Trump acepta reunirse con Kim Jong-un

Hace unos tres meses Donald Trump y Kim Jong-un se insultaban y amenazaban constantemente y todos creíamos que se acercaba una guerra nuclear. Pero ahora, el escenario de esta crisis ha cambiado por completo tras confirmarse que un enviado especial de Corea del Sur ha entregado una invitación del dictador norcoreano al presidente estadounidense. En la invitación, el líder norcoreano establece que pueden encontrarse “en el lugar y tiempo que se determine”.

La misiva fue entregada por un emisario surcoreano que el martes pasado se reunió en Pyongyang con Kim Jong-un. En dicho mensaje, el Líder Supremo detalla las posibilidades de desnuclearizar su país frenando las pruebas nucleares y balísticas. Cabe destacar que jamás se ha establecido una reunión de los mandatarios de ambas naciones.

El anuncio fue confirmado por el emisario surcoreano, mientras que Trump adelantó que “será muy importante”, pero no quiso dar más detalles. Cuando el enviado surcoreano habló dejó helada la sala de prensa porque nadie esperaba el anuncio y mucho menos que Trump lo ha aceptado y que el encuentro podría ocurrir en mayo. “Somos optimistas con este proceso diplomático. La República de Corea, los Estados Unidos y nuestros aliados nos mantenemos unidos y esperamos que no se repitan los errores del pasado. La presión continuará mientras Corea del Norte no acompañe sus palabras con acciones concretas”, afirmó el consejero de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong.

Por su parte, el presidente estadounidense tuiteó lo siguiente: “Kim Jong-un hablaba de desnuclearización con Corea del Sur, no solo congelación. También que no habría pruebas balísticas durante ese periodo. Se está logrando un gran progreso, pero las sanciones permanecerán hasta se llegue a un acuerdo. La reunión está siendo planeada”.

Pero esta posible negociación no ha sido solo un triunfo de Trump y su administración, sino que Pekín, que absorbe el 90% de las exportaciones de Corea del Norte, ha sido una importante aliada en todo el proceso ya que sin las sanciones de China, esto probablemente no habría sido posible.

Gracias a las presiones del eje Pekín-Washington, Kim Jong-un se ha visto en la necesidad de buscar un escape empezando por un diálogo directo con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, que se celebrará en abril en la zona desmilitarizada que une a ambos países.

En resumen, el líder norcoreano promete acabar con las armas nucleares a cambio de que su régimen sobreviva. Vale la pena recordar las palabras del secretario de Estado, Rex Tillerson, con respecto al conflicto con Corea del Norte: “No es realista decir que sólo pueden hablar si vienen a la mesa listos para renunciar a su programa. Han invertido demasiado en él [...] Estamos dispuestos a hablar con Corea del Norte en el momento que quiera. Estamos dispuestos a una primera reunión sin condiciones previas. Veámonos y hablemos del tiempo si hace falta o de si la mesa debe ser redonda o cuadrada, y luego empecemos a trazar una hoja de ruta”.

Los meses pasarán y solo nos queda esperar que los líderes se atrevan a cruzar la fina línea que los separa y que se ha ido desdibujando desde los Juegos Olímpicos de invierno en Corea del Sur. @mundiario

Donald Trump acepta reunirse con Kim Jong-un
Comentarios