Los documentos oficiales en Mar-a-Lago: ¿Qué busca el FBI en la mansión de Trump?

Allanamiento en Mar-a-Lago. / RR.SS
Allanamiento en Mar-a-Lago. / RR.SS

Los Archivos Nacionales de EE UU solicitaron al Departamento de Justicia abrir una investigación contra el expresidente por su manejo de información clasificada.

Los documentos oficiales en Mar-a-Lago: ¿Qué busca el FBI en la mansión de Trump?

El FBI ha registrado Mar-a-Lago, la residencia privada del expresidente Donald Trump en Palm Beach, al sureste de Florida, ha confirmado el líder republicano en primer lugar. Según ha avanzado la prensa estadounidense, el recorrido de los agentes federales en las habitaciones y oficinas de esta gran mansión estaría motivado por encontrar documentos clasificados que el mandatario se llevó de la Casa Blanca.

“Estos son tiempos oscuros para nuestra Nación, cuando mi bella casa, Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, está actualmente bajo sitio, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI. Nada como esto ha ocurrido nunca antes a un presidente de EE UU”, informó Trump en un comunicado.

“Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales pertinentes, esta redada no anunciada en mi casa no fue necesaria ni apropiada”, agregó. Se conoció que el magnate no estaba en su residencia en el momento del cateo, sino que estaba en la Torre Trump, en Nueva York, así como que los agentes revisaron también la caja fuerte del expresidente en busca de los documentos.

Trump ha denunciado la “instrumentalización política de la Justicia” en su contra, alegando que sus adversarios buscan acabar con su candidatura a la presidencia en 2024, pese a sus dos causas pendientes con los tribunales: el manejo indebido de documentos oficiales y su papel en el asalto al Capitolio.

Los documentos oficiales en Mar-a-Lago

Dado que la agencia de investigación ha procedido legalmente, según han podido conocer medios internacionales incluyendo el New York Times, conocido por ser un asiduo crítico del magnate, ello significa que recibieron la autorización firmada de un juez independiente que, en principio, considera la existencia de pruebas que demostrarían como probable que se haya cometido un delito.

Ante la ausencia de una confirmación oficial por parte del FBI, o del Departamento de Justicia, la prensa se ha encargado de arrojar datos del registro. El mismo diario citó fuentes cercanas a la investigación, que confirmaron que los agentes estuvieron escaneando de arriba abajo esta casona de 126 habitaciones en busca de documentos oficiales.

De acuerdo con esta versión, los textos incluirían información clasificada que el presidente se llevó a su salida de la Casa Blanca, que no entregó a los Archivos Nacionales. La ley estadounidense establece que, una vez finalizado el mandato de un presidente, debe conservar, compilar y entregar a esta institución todas sus cartas, documentos de trabajo, correos electrónicos e incluso notas personales.

En febrero los Archivos Nacionales, la agencia del Estado encargada de la preservación de los registros oficiales, solicitó al Departamento de Justicia que abriera una investigación contra Trump debido a su manejo de los documentos. Los funcionarios entonces informaron de que habían recuperado 15 cajas con archivos oficiales e información clasificada de Mar-a-Lago, de los cuales muchos estaban rotos y tuvieron que ser pegados nuevamente.

Los papeles del retrete en la Casa Blanca

El allanamiento en la casa del expresidente ha escrito un nuevo capítulo en la convulsa vida política estadounidense, más polarizada que nunca, con los militantes del partido republicano denunciando una supuesta persecución y judicialización de la política, denunciando un “doble rasero” al poner en relieve el trato de la Justicia contra Hunter Biden, el hijo de Joe Biden, señalado por turbios negocios y posesión de droga.

Tras conocerse el registro en la mansión, se movilizaron los simpatizantes del expresidente para manifestar su apoyo al magnate y en repulsa ante los agentes, sin conocer a ciencia cierta si el exmandatario cometió un delito o no. En su comunicado, Trump añadió que un allanamiento a la residencia de un exmandatario “solo podría suceder en países rotos del Tercer Mundo”.

Entre los documentos recuperados por los Archivos Nacionales a principios de año, se encontraba correspondencia que le envió el líder norcoreano Kim Jong-un en medio del proceso de deshielo bilateral o una misiva que le dejó su predecesor, Barack Obama, en la oficina del Despacho Oval.

La información del New York Times viene firmada por Maggie Haberman, la misma periodista que ha escrito un libro denunciando las sombras de Donald Trump, en las que incluye fotografías obtenidas por fuentes de la administración del republicano, en las que se muestran notas arrojadas en el interior de un inodoro, que supuestamente el exmandatario arrojó. @mundiario

Los documentos oficiales en Mar-a-Lago: ¿Qué busca el FBI en la mansión de Trump?
Comentarios