Buscar
SEMrush

Distintas perspectivas sobre el bombardeo de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria

Trump cumplió su amenaza y sin importar las implicaciones o acciones que puedan tomar los aliados de Bachar al Asad, ordenó el bombardeo de Siria junto a Emmanuel Macron y Theresa May.

Distintas perspectivas sobre el bombardeo de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria
Bombardeo en Siria. / RR SS.
Bombardeo en Siria. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Donald Trump será recordado por muchas cosas, pero sin lugar a dudas una de las cosas que más recordaremos de la administración de este presidente de EE UU es que cuando amenazaba, era capaz de cumplir y a grandes proporciones. Una semana después del supuesto ataque con armas químicas contra la población de Douma, el mandatario estadounidense tomó una firme posición y junto a sus aliados Reino Unido y Francia, decidieron bombardear tres objetivos militares del gobierno de Bachar al Asad.

El mensaje que enviaron Trump, Theresa May y Emmanuel Macron fue claro: nada de armas químicas.

Pero esta no es la primera vez que sucede este tipo de ataques contra el actual régimen sirio, puesto que el año pasado fue Trump quien ordenó lanzar 58 misiles contra Siria luego de que se registrara el uso de gas sarín contra la población civil de esa nación. En aquel momento el presidente de EE UU recibió uno de los mejores puntajes desde que iniciara su gestión por ejercer la fuerza contra un régimen autoritario que se atrevió a usar armas químicas contra inocentes, algo que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, el mensaje no fue claro y el gobierno de Bachar al Asad continúo utilizando estas armas en encuentros aislados, hasta la pasada semana que fue la gota que derramó el vaso.

Así, este pasado fin de semana fueron bombardeadas las instalaciones de almacenamiento de armas químicas del régimen sirio, distintos puestos de comando y un centro de investigación destinado al uso de estas armas.

¿Por qué lo hicieron?

No más armas químicas. Eso es lo que podemos sacar de los discursos de los tres mandatarios que tomaron represalias contra al Asad. Porque no solo fue el ataque de hace una semana, puesto que durante los últimos siete años el gobierno sirio ha utilizado de forma habitual barriles con cloro contra los insurgentes y civiles.

Bombardeo de Siria. RR SS.

Bombardeo en Siria. / RR SS.

 

Aunque el ataque fue algo de una sola noche, el presidente Trump ha asegurado que de seguir utilizando las armas químicas deja abierta la posibilidad de enviar tropas estadounidenses hasta Siria. “Estamos preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio deje de usar agentes químicos prohibidos”, señaló el mandatario.

Los aliados

Recordemos que Rusia e Irán son aliados de Siria, por lo tanto, se espera una respuesta fuerte de parte de estas dos naciones. Hasta ahora, Rusia se limitó a condenar los hechos y seguir asegurando que en Siria no ocurrió ningún ataque con armas químicas. Por su parte, Trump señaló que tanto Rusia como Irán “"pagarían un precio” si rompían los tratados internacionales.

Por ahora, no se esperan represalias dado que los misiles estaban dirigidos contra establecimientos donde solo militaban miembros del régimen sirio, todos alejados de las tropas rusas e iraníes. Incluso, Francia aseguró que Moscú fue notificada antes de que sucediera el ataque. Mientras, Trump hizo un llamado a los aliados para que reevaluaran sus posiciones recordándoles que son “juzgados por los amigos que conservan”.

Estableciendo límites

Como ya mencionamos, tanto EE UU, como Reino Unido y Francia realizaron el bombardeo con motivo de evitar el uso de armas químicas, pero también hay un motivo que no mencionan y es que en Siria hay una tarea pendiente: el Estado Islámico.

En las fronteras de Siria se libra una guerra donde hay muchos intereses implicados, para Rusia e Irán la conveniencia de mantener a al Asad en el poder; para los países occidentales, acabar con el Estado Islámico que ha causado terror en muchas de estas naciones.

El deseo de Trump

Desde antes que fuera presidente, Donald Trump criticaba la presencia de tropas estadounidenses en el suelo sirio, puesto que según él, los problemas de ese país solo podrían ser arreglados por el pueblo sirio. Dos semanas antes del ataque, el presidente ya había anunciado que planeaba retirar a los 2.000 soldados que estaban allí, debido que hasta ahora, la única razón que los mantenía allí era por disuadir el uso de armas químicas.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos y Vladimir Putin, presidente de Rusia. The Daily Beast

Donald Trump, presidente de Estados Unidos y Vladimir Putin, presidente de Rusia. / The Daily Beast.

 

“No podemos purgar el mal del mundo o actuar en todas partes donde haya tiranía”, dijo el mandatario. “El destino de esa región está en manos de su propia gente”.

Pero la retirada de las tropas tendrán que esperar, puesto que aún falta evaluar las reacciones de los aliados, pero especialmente falta ver qué hará Bachar al Asad, quien es el que actualmente se niega a dejar el poder y sigue atentado contra los civiles y los tratados internacionales, molestando a las grandes potencias mundiales. @mundiario

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad