La directora del CNI confirma el espionaje legal a 18 independentistas, incluido Pere Aragonès

Paz Esteban. / RR SS
Directora del CNI, Paz Esteban. / RR.SS

El independentismo no se siente satisfecho por las revelaciones durante la comparecencia de la directora Paz Esteban, y exigen una comisión parlamentaria de investigación.

La directora del CNI confirma el espionaje legal a 18 independentistas, incluido Pere Aragonès

La directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, ha acreditado el espionaje con órdenes avaladas por la Justicia, de al menos 18 de los dirigentes independentistas del escándalo CatalanGate, por presuntas actividades ilícitas que ameritaban vigilancia de los servicios españoles, pero se ha desentendido del presunto espionaje masivo contra los 66 dirigentes separatistas que destapó The New Yorker.

Así, frente a los portavoces de los 10 grupos parlamentarios que integran la comisión de secretos oficiales del Congreso de los Diputados, la directora Esteban ha presentado la documentación clasificada a la que sólo este puñado de diputados tiene acceso. Tanto el portavoz socialista como los de la oposición se mostraron satisfechos al final de la reunión a puerta cerrada que se extendió por casi cuatro horas, pero los representantes independentistas y del socio minoritario del Gobierno han tachado la reunión de “insuficiente”.

La documentación dispuesta en carpetas de acceso restringido, ha podido ser revisada a profundidad por los parlamentarios, pero no se le ha podido sacar copias o fotografías. Todos los diputados debieron dejar sus móviles en sus taquillas, bajo llave, para acudir al encuentro que sólo admitía la entrada de un bloc de notas y un boli. La directora del CNI declaró ante los legisladores que los servicios del Estado han actuado al margen de la ley.

Rufián plantea dos hipótesis

A la salida de la reunión secreta, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha detallado que Esteban ha admitido el espionaje contra menos de una veintena de los independentistas espiados de la lista de Citizen Lab, y reconoció que todas las intervenciones del Estado en los móviles de los nacionalistas se hicieron con autorización judicial después de que la funcionaria aportara pruebas de ello.

“Ha dicho lo mismo que se había filtrado”, ha dicho Rufián, restándole importancia a la comparecencia de la jefa del CNI, refiriéndose a publicaciones de medios de comunicación que alegaban que 18 de esos espiados se habían producido por el procés catalán y las acciones del Tsunami Democràtic. Según TV-3, citado por El Periódico, “entre esa veintena de intervenciones pedidas por el servicio secreto estaban Aragonès, Josep Lluís Alay y Jami Matamala, del entorno más directo de Carles Puigdemont, y el diputado autonómico de la CUP Carles Riera”.

Rufián declaró al salir de la sala, que el CNI “sostiene que (el espionaje) ha sido a mucha menos gente de la que ha señalado Citizen Lab y (respecto a los casos restantes) básicamente apunta a dos vías: una, una nación extranjera o, dos, organismos del Estado que espían por encima de sus posibilidades legales”.

Posterior a esas declaraciones, y ante los comentarios de advertencia del portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, por revelar información clasificada, Rufián matizó en redes sociales que esas hipótesis que ha planteado en el Congreso son “una interpretación” propia, y que no son conjeturas que sacan los servicios del Estado.

La izquierda pide una comisión de investigación

El portavoz del Partido Socialista, Héctor Gómez, ha quedado satisfecho y ha asegurado que el CNI “se ha movido en el ámbito estricto de la legalidad”, afirmando que la comparecencia de Esteban ha “ayudado a esclarecer” el asunto frente a la “desinformación existente en relación a las escuchas”. Pero los socios de su Gobierno piensan lo contrario.

“Salimos más preocupados de lo que entramos”, ha asegurado Pablo Echenique, representante de Unidas Podemos en el Congreso, matizando en el caso de los portavoces de las formaciones de izquierda. Ha reiterado que “se asuman responsabilidades políticas allí donde se encuentren”, repitiendo su petición de cesar a la ministra de Defensa, Margarita Robles, y a la directora Esteban.

En cuanto a los demás, Mertxe Aizpurua de EH Bildu, ha dicho que la información obtenida “no es nada bueno” y coincide con Míriam Nogueras de Junts, una de las presuntas personalidades espiadas, al exigir que se conforme una comisión de investigación en el Congreso para llevar las pesquisas y establecer responsabilidades. Aitor Esteban, del PNV, se ha limitado a decir que “hay mucha tela por cortar”. @mundiario

La directora del CNI confirma el espionaje legal a 18 independentistas, incluido Pere Aragonès
Comentarios