Los diputados del PSOE cargan contra la gestora por vengarse de Sánchez

Mario Jiménez portavoz de la gestora del PSOE. / abc.sevilla.es
Mario Jiménez portavoz de la gestora del PSOE. / abc.sevilla.es

La comisión quiere borrar todo residuo del exsecretario general, algo que no ha sido bien recibido por los miembros del bloque socialista, quienes claman nuevamente por convocar al Congreso Federal.

Los diputados del PSOE cargan contra la gestora por vengarse de Sánchez

La Comisión Gestora avivó el fuego ardiente entre ellos y el bloque parlamentario del PSOE luego de que anunciara que haría cambios en la estructura del partido. Los diputados ya estaban molestos por el anuncio pero el hecho de que las nuevas medidas se cargaban de forma casi directa a los más afines a Pedro Sánchez ha hecho que su malestar se hiciera público. Los parlamentarios consideran que esta decisión no es más que una revancha contra el exsecretario general y sus todavía bastantes afines.

 

 

Una de las grandes afectadas por esta nueva decisión ha sido Adriana Lastra. Lastra votó "abstención por imperativo" para la investidura de Rajoy, pero con todo y eso fue apartada de la Comisión de Administraciones Públicas del Congreso y desterrada a la portavocía adjunta de la Defensa, en la que sustituirá a Zaida Cantera, también apartada pero por haber votado directamente no.

Pero los modales de la comisión también han levantado recelos entre varios los miembros del partido. Cuando la gestora toma una decisión el aviso les llega por medio de la prensa, no por Mario Jiménez, portavoz de la autoridad interina. El último caso fue el del catalán José Zaragoza y el balear Pere Joan Pons, quienes fueron destituidos como presidente y portavoz de la Comisión Mixta para la UE que se formaba el miércoles, día en que fueron removidos. La decisión fue tomada sin la necesidad de que la gestora se reuniera.

"Estoy a la expectativa de que me llame la gestora, porque yo todo lo que he conocido ha sido a través de los medios de comunicación", reta Lastra. Caso similar es el de Luisa Carcedo, quien en su momento fue la sombra de Javier Fernández, y quien fue removida de su puesto como directora en el Senado. En su calidad como senadora ella ni siquiera pudo votar en la investidura. Lastra y Carcedo son casos excepcionales pues una siguió la orden del comité y la otra no tenía nada que ver en el asunto.

Por ello Lastra cree que las medidas de la gestora no obedecen en sí a lo acordado en su último Comité Federal sino a la imposición de un castigo con tintes políticos. "Lo que han hecho es penalizar de alguna manera el haber mantenido nuestra lealtad a la figura del secretario general y al 'no' a Rajoy", ataca Lastra. "Si alguien piensa que vamos a cambiarla por tener mayor o menor responsabilidad, es que no nos conocen", añade.

Javier Fernández y su equipo decidieron sustituir de sus puestos importantes a varios diputados que optaron por el no en la última sesión de investidura. No obstante su criterio de decisión no queda claro pues mantuvieron a los portavoces del PSC pero apartaron a Susana Sumelzo de la Comisión de Cooperación Internacional. También rescataron a Margarita Robles pero a cambio inmolaron a Meritxell Batet y Sofía Hernanz.

La gestora no decidió los cambios por decisión unánime. Francisco Ocon y Francesc Antich, de La Rioja y Baleares respectivamente, se opusieron a las propuestas y lamentaron el desenlace de las mismas. La decisión, opinan ambos, desquebraja más el partido. Ni tan siquiera en el Grupo Parlamentario Socialista, en el que la gestora tiene muchos simpatizantes, avalan los castigos impuestos. Los dos frente son quienes consideran que los castigados se lo tienen bien merecido y los que creen que no era momento para castigar a nadie.@hmorales_gt

 

 

 

Los diputados del PSOE cargan contra la gestora por vengarse de Sánchez
Comentarios