El diálogo en Venezuela se congela tras la condena a los sobrinos de Maduro

Nicolás Maduro con la Constitución venezolana de la mano. / RRSS
Nicolás Maduro con la Constitución venezolana en la mano. / RRSS

La relación entre oficialismo y oposición vivió un nuevo capítulo de división cuando la Asamblea Propusiera propusiera un debate por la condena por narcotráfico a los sobrinos del presidente.

El diálogo en Venezuela se congela tras la condena a los sobrinos de Maduro

No es que estuvieran tan avanzados pero los acercamientos de diálgo entre oficialismo y oposición en Venezuela se han topado con una nueva zancadilla esa semana. De acuerdo a lo informado por la comisión de expresidentes que intenta mediar el diálogo entre ambas partes, los representantes chavistas se ausentaron a la última sesión como señal de protesta por la aprobación de la Asamblea Nacional de un debate en el que se discutiera el caso de tráfico de drogas por el que dos sobrinos de Cilia Flores, primera dama de la nación, fueron condenados en Estados Unidos. Nicolás Maduro se reunió posteriormente con José Luis Rodríguez Zapatero y le prometió que su equipo seguiría en las negociaciones.

Según lo comunicado por redes sociales, Leonel Fernández, Martín Torrijos y el propio Zapatero informaron a los opositores el día de ayer. Según la oposición, Maduro no envió a nadie de su equipo al último diálogo y tampoco lo van a hacer para la siguiente sesión, programada para el 6 de diciembre.

Horas después, sin embargo, quedó claro que se trataba de un gesto temporal. Jesús Torrealba, secretario general de la MUD, había declarado el diálogo "congelado". En cambio, Henrique Capriles, gobernador del estado de Miranda, fue más allá en sus críticas y acusó a Maduro en su cuenta de Twitter. "Maduro se paró de la mesa del supuesto diálogo, nunca cumplió, ¡quedó en evidencia frente al mundo y hasta del Papa se burló!", publicó en la red de los 140 caracteres. Capriles llamó a los venezolanos que quieran soluciones a trabajar con ellos para alcanzarlas.

Maduro respondió horas después asegurando que su Administración se mantendría negociando. No obstante, trascendió que al presidente no le gustó para nada que la asamblea ozara a acusar a sus dos sobrinos políticos condenados por tráfico de drogas de tener conexiones con las altas esferas de poder en Venezuela, una noción impulsada por la MUD.

Durante la sesión del martes, los legisladores chavistas intentaron defender la versión de que el caso de los dichosos sobrinos no es más que un montaje del Imperio -cómo no- y que su arresto es tan sólo una puesta en escena de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). No sirvió de nada porque perdieron la posterior votación por 101-38 en el debate, lo cual propició un nuevo berrinche del presidente.

Esta fina llegó en un día clave pues el subsecretario de Estado para América Latina, Thomas Shannon, se encontraba de visita en Caracas, según confirmó el partido Primero Justicia, de Henrique Capriles. Shannon es considerado como el actor oculto en las negociaciones y el hombre en quien Obama ha confiado para destrabar la coyuntura en Venezuela. @hmorales_gt

 

 

El diálogo en Venezuela se congela tras la condena a los sobrinos de Maduro
Comentarios