La destrucción de las armas de ETA contrarresta las cesiones a Bildu

Parte del arsenal capturado a ETA. / RR SS.
Parte del arsenal capturado a ETA. / RR SS.
Suena a impudicia achatarrar las pistolas de los terroristas, al tiempo que se les acerca al Pais Vasco, cuyas prisiones pasarán a la tutela del PNV con el régimen carcelario
La destrucción de las armas de ETA contrarresta las cesiones a Bildu

Mientras se está cerrado, de modo harto favorable a las expectativas de la banda ETA, el traslado progresivo de algunos de los más sanguinarios pistoleros de esta organización criminal a las cercanías del País Vasco, y el Gobierno anuncia que en unas pocas semanas se procederá a transferir las prisiones al gobierno vasco junto con el régimen carcelario, resulta un tanto impúdico el acto presidido por Pedro Sánchez de la destrucción de una parte del arsenal capturado a los terroristas que ha sumado todos los perfiles de un evento de propaganda.

Y no se pueda olvidar que siguen impunes 324 de los 839 asesinados perpetrados por la banda, sin que los etarras que están siendo objeto de medidas que suavizan su estancia en prisión, como otros ya lo fueron, hayan no ya mostrado su arrepentimiento sincero y pedido perdón a las víctimas (salvo algunos contados casos y de modo harto formal e hipócrita), sino colaborado para aclarar dichos crímenes, que en su inmensa mayoría han prescrito. Por no decir nada de la impagada responsabilidad civil por sus fechorías, al ser todos ellos insolventes.

Entre esos casos, destaca el de tres jóvenes gallegos que fueron secuestrados, torturados y cuyos cadáveres nunca aparecieron, y que fueron confundidos con guardias civiles, cuando habían ido al Sur de Francia a ver películas entonces todavía no autorizadas en España.

ETA ya teatralizó la entrega de las armas

Y es que, además, es la segunda vez que se teatraliza la entrega de las armas de ETA, cuando fue la propia banda la que ya realizó una escena parecida. En enero de 2014, la organización criminal vasca, entregó simbólicamente una parte de su arsenal, como inicio de su desarme (pero nunca se supo realmente qué parte representaba de aquel y que, a juicio de los expertos, era mínima) a la llamada Comisión Internacional de Verificación (CIV) que nunca fue reconocida oficialmente por el Gobierno de España. Ningún partido, entonces, a excepción de la izquierda abertzale, otorgó el menor valor al gesto de ETA, considerado una mera teatralización. Así era. ETA volvería a robar armas y a reforzar sus depósitos clandestinos.

Uno de los portavoces de la citada Comisión Internacional de Verificación dijera a los medios que “ETA anuncia que deja fuera de uso operativo esa parte de su arsenal, y en el que también se asegurara que la comisión comprobó que la organización criminal emprendió el mes pasado un proceso de sellado de las armas, munición y explosivos". Era falso.

8c854404-1dc0-4cc0-817b-945216799e09_16-9-aspect-ratio_default_0_edited (640x480)

En 2014, ETA simuló entregar las armas. / BBC Mundo. 

Nunca nadie supo cuál era el inventario real del armamento de ETA, que cuando protagonizó ese acto, todavía conservaba, según los expertos, 250 pistolas y revólveres como los entregados ante los verificadores y una tonelada de materiales explosivos. Nunca más se supo de la pretensión del Colectivo de Víctimas del Terrorismo que solicitó que los seis verificadores de la escena de ETA declarasen como testigos ante un juez para identificar a los interlocutores de ETA con los que habían reunido. Ni tampoco se supo por ello, donde estaba el resto del arsenal no entregado de ETA. En cuanto al “arsenal” entregado era un poco de risa: 16,5 kilos de explosivos, 300 balas, un fusil, dos revólveres y una pistola, 9 detonadores y cordón detonante.

Segunda entrega de ETA

En abril de 2017, en presencia de los verificadores internacionales, en territorio francés, ETA entregaba en ocho zulos 118 armas, 25.700 balas y casi tres toneladas de explosivos, ocultos en el Sudoeste de Francia ¿Era todo el arsenal de la banda? Tras el descrédito y desprestigio de los llamados verificadores del desarme (nunca reconocidos por el Gobierno español) en su anterior gestión de desarme en 2014, su incombustible portavoz Ram Manikkalingam entregaba a la autoridad judicial francesa los listados de los zulos de ETA, y declaraba que pasaba a ser una organización desarmada.

d65cd726-4688-4840-9ac7-24bd5614fdcf_16-9-aspect-ratio_default_0 (640x480)

En 2017, ETA entregó el arsenal guardado en 8 zulos en Francia. / Mundiario

Pese a su optimismo, los expertos señalaban que nada garantizaba que los datos del arsenal verdadero fueran fiables y que lo descubierto pudiera ser simplemente una parte, pero no todo el arsenal real, repartido por otros lugares de Francia, incluso en la región de París. Y para no fiarse, se recordaba que, en octubre de 2016, tras la ficticia entrega de 2014, la policía francesa recuperó 145 armas cortas, incluidos 75 revólveres y 70 pistolas automáticas robadas por ETA en Vauvert (el botín fueran 192 revólveres, 150 pistolas y cerca de 200 elementos (cañones, armazones, culatas, etc.) de armas corta).

Con estos antecedentes, la actual destrucción de las armas capturas a los pistoleros de ETA, salvo las que siguen depositadas en la Audiencia Nacional y la Intervención de Armas, en procesos en curso, ha querido tener un significado simbólico que, al producirse dentro del citado marco de las relaciones de Sánchez con el PNV y con Bildu, adquiere un sesgo bien diferente, como han puesto de manifiesto las Asociaciones de Víctimas del Terrorismo. Y la evidencia ha sido llamativa la ausencia de los ex presidentes del Gobierno que combatieron a ETA y de un sector significativo de asociaciones de víctimas del terrorismo, con Dignidad y Justicia y Covite a la cabeza.

El discurso de Pedro Sánchez

Del discurso del presidente sorprende, precisamente, que aludiera a que “ETA está derrotada pero que quedan muchos asesinatos por esclarecer", exactamente 324. "No podemos olvidar, no podemos consentir que se deforme la sombra de las víctimas", aseguró. Y por eso, por la política de traspaso de las prisiones y acercamiento de los presos de ETA (sin duda como fase previa a su traslado a Euskadi), la crítica AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) que sí asistió al acto, y cuya presidenta mostró a Sánchez su desacuerdo por sus relaciones con Bildu y sus acuerdos con el PNV en materia penitenciaria, de tan graves consecuencias futuras.

Un mero ojeo a las 1.377 armas (697 pistolas, 172 revólveres, 274 subfusiles y un número no precisado de fusiles de asalto, rifles de precisión y escopetas de ánima lisa) que fueron inutilizadas, por una apisonadora, revelan que en gran medida era ya en sí mismo material inservible, pero que sigue sin ser la totalidad del arsenal captura, como queda dicho, las armas todavía sujetas a procedimientos judiciales (la verdadera destrucción del material achatarrado será posterior en una fundición).

Pero sobre el acto de hoy se proyecta otro hecho de verdadero alcance y en el que las organizaciones territoriales de PSOE, en el País Vasco y Navarra, hacen su propia política y presionan a Madrid en orden a sus objetivos, dado la entente cordial que mantienen con Bildu. Y esa meta a alcanzar es que en el transcurso de este año se traslade a 163 etarras a las prisiones de Euskadi y Navarra. En la agenda política de ambas comunidades, los miembros del PSOE cierran filas con los nacionalistas y Podemos para que los etarras que siguen en cárceles del Estado se sumen a los que ya han sido acercados desde el mandato de Pedro Sánchez, pero no ya a cárceles cercanas, sino a los propios territorios forales. De momento, se arguye que hay que acercar a los etarras a los espacios donde tienen “arraigo social”.

Es inevitable pensar que las cesiones de Sánchez al PNV, y sobre todo a Bildu, tienen el nada sospechoso carácter de pago del favor político de los votos que lo llevaron a la Moncloa y a la aprobación de los presupuestos. Conviene no perder de vista que la presidenta de Navarra, María Chivite, es ahora una de las grandes animadoras del acercamiento, y fue investida en julio de 2019 gracias a los votos de EH Bildu. Se entiende de maravilla con la formación de Otegui, en el gobierno de la comunidad foral. @mundiario

La destrucción de las armas de ETA contrarresta las cesiones a Bildu
Comentarios