Buscar

MUNDIARIO

El derrumbe infinito del partido socialista de Alemania hará arder a Europa

El SPD fue por décadas el gran sostén de la socialdemocracia europea pero su estrepitosa caída en las últimas elecciones deja tocado al socialismo en el continente.

El derrumbe infinito del partido socialista de Alemania hará arder a Europa
Andrea Nahles, líder del SPD. / Twitter
Andrea Nahles, líder del SPD. / Twitter

El Partido de la Socialdemocracia de Alemania (SPD, por sus siglas en alemán) vive los momentos más duros de su historia desde el final de la Segunda Guerra Mundial. El partido, otrora sostén del socialismo europeo, lleva más de dos años en una espiral autodestructiva y va en caída libre como proyectil hacia lo profundo de un abismo del que no se avista todavía el fondo y tampoco si habrá alguien capaz de detenerlo. La opción de que la agrupación colapse sobre sí misma es más probable que nunca.

Del 24 de enero de 2017 para el día de hoy, el SPD ha tenido a tres jefes distintos: Sigmar Gabriel, Martin Schulz y Andrea Nahles, quien se mantiene en el puesto en la actualidad. Ninguno ha sido capaz de detener la sangría interna y de votantes de la agrupación, que sufrió la semana pasada la peor derrota de su historia en cualquier tipo de comicios, pues cayó al tercer lugar de las elecciones europeas en Alemania por detrás del CDU/CSU, la alianza de die Kanzlerin Angela Merkel, y de Los Verdes, que dieron el batacazo para poner fin al bipartidismo en la primera potencia de la Unión Europea.

Tras esos resultados, han aparecido nuevamente los fantasmas que llevaron a Martin Schulz a renunciar a la jefatura federal del partido tras ser incapaz de lavarle la cara en las elecciones de 2017. Merodean ahora sobre Andrea Nahles, quien fue encumbrada al puesto como la primera mujer en liderar al otro de los dos grandes partidos de la democracia moderna en Alemania (junto a la coalición de Merkel, obviamente). Nahles no ha sabido revertir el rumbo y el SPD se hunde mientras pide que ruede su cabeza. Es un secreto a voces que esta reconocida política y filósofa dará el paso al costado, pero es que la nave está tan averiada que nadie quiere tomar el timón. Por el contrario, muchos de los principales líderes y potenciales relevos han empezado a saltar al mar, indispuestos a intentar salvar los muebles de un naufragio inevitable.

Esta misma semana Schulz, expresidentes de la Eurocámara, publicó en su Twitter que no tenía la más mínima intención de intentar retomar su puesto en el SPD. Aquello fue un portazo a la dirección del partido, a la que se le agotan las opciones. El otro potencial aspirante era Matthias Miersch, quien también dio calabazas a todos.

Caerá Nahles y con ella parte, cuando no todo su equipo más cercano, pero el partido no tiene pinta de que vaya a arreglarse pronto. La cabeza del socialismo europeo retumba, incapaz de salir del proceso de autodemolición. Lo peor de todo es que las consecuencias serán también para el país, toda vez el SPD gobierna en coalición con Angela Merkel y los resultados recientes dejan muy debilitado el pacto entre ambos, al que de por sí habían llegado contra su voluntad. El socialismo alemán se desangra inevitablemente y con ello gran parte del proyecto socialista de Europa. @mundiario