La derecha roza el poder en Suecia en unas reñidas elecciones generales

Magdalena Andersson, primera ministra de Suecia. / RR.SS
Magdalena Andersson, primera ministra de Suecia. / RR.SS

Los socialdemócratas han ganado las elecciones por la mínima, en medio del ascenso de la ultraderecha que se ha convertido en la segunda fuerza política del país.

La derecha roza el poder en Suecia en unas reñidas elecciones generales

El bloque de derechas se acerca peligrosamente a los socialdemócratas suecos, en unos comicios generales cuyos resultados oficiales no se conocerán hasta el miércoles, que según los propios avances de las autoridades electorales con el escrutinio a más del 93 %, aún se desconoce qué formación liderará el próximo Gobierno.

Por los momentos la izquierda va a la cabeza. El Partido Socialdemócrata, liderado por la primera ministra Magdalena Andersson, nunca ha perdido ninguna elección, y parece seguir dominando las urnas tras conquistar más del 30 % de los votos. No obstante, la ultraderecha ha recortado significativamente las distancias, posicionándose en un cómodo segundo lugar con el 20,7 %.

Pese a ser la lista más votada, la formación de Andersson y su bloque progresista que involucra a los verdes, centristas e izquierdistas, no obtiene la mayoría en la Riksdag, el parlamento unicameral de Suecia. Mientras que la suma de los escaños del grupo de derechas, que engloba a los conservadores, liberales, cristianodemócratas y la extrema derecha de los Demócratas de Suecia (DS), tiene oportunidades de hacerse con la mayoría absoluta.

Y es que todavía sin una versión oficial de los resultados, el bloque de derechas obtendría 175 escaños, uno más que los 174 diputados que ha ganado el conjunto de Andersson. Si los votos del exterior y los de los electores que acudieron a otros colegios distintos a los asignados por las largas colas del domingo, terminan por ampliar la brecha entre las derechas y las izquierdas, entonces el mandato de Andersson podría irse a pique.

La izquierda vence por la mínima

En Suecia no es necesario que el primer ministro tenga la mayoría absoluta para ser investido, pero sí se requiere que no sume 175 votos en contra, de los 349 escaños del Parlamento. Aunque los socialdemócratas y los conservadores moderados han llegado a varios pactos en el pasado, el tradicional cordón sanitario a la extrema derecha ha perdido fuerza después de que el DS llegara a un acuerdo con los conservadores y los cristianodemócratas para aprobar unos presupuestos alternativos a finales de 2021.

El Partido Moderado, liderado por el conservador Ulf Kristersson, ha sido el gran perdedor de la noche pese a su tercer puesto con el 19 % de los votos. Históricamente ha quedado siempre en segundo lugar, detrás de los socialdemócratas, pero terminó siendo desplazado por la ultraderecha estas elecciones. El DS, en su lugar, se convierte en la segunda mayor fuerza política sueca y, dicho sea de paso, la principal formación conservadora que ha obtenido su mejor resultado histórico este domingo.

Así, el nuevo líder de la oposición pasa a ser Jimmie Akesson, un joven de 43 años, tiene la posibilidad, en teoría, de convertirse en el nuevo primer ministro, dado que lo habitual en Suecia es que la cabeza del partido más votado del bloque ganador pase a ser el primer ministro.

Una coalición entre socialdemócratas y conservadores

No obstante, convertir al partido con raíces del fascismo sueco en la formación oficialista no parece estar en los planes del resto del bloque de centroderecha, por lo que algunos especialistas ya estiman una coalición entre socialdemócratas y conservadores para frenar el ascenso ultra.

El resto de las formaciones también juegan un papel esencial. Quizás los moderados desempeñen el principal rol de partido bisagra para pactar con los progresistas. El Partido del Centro es la única formación a la derecha de los socialdemócratas que mantiene su distancia del DS, a quienes tacha de xenofóbicos por vincular constantemente la criminalidad con la inmigración.

Los centristas y los excomunistas del Partido de La Izquierda, empatan con el 6,7 % de los votos, detrás les sigue el Partido del Medioambiente, del mismo bloque de Andersson, que baja un punto hasta el 5 %. Los otros partidos de la oposición, los liberales y cristianodemócratas, han ocupado las últimas plazas con alrededor del 5 % o menos de los votos. @mundiario

La derecha roza el poder en Suecia en unas reñidas elecciones generales
Comentarios