La derecha peruana busca bloquear la victoria electoral de Castillo

Una protestante en Perú reclama por su voto.
Una protestante en Perú reclama por su voto.
Los sectores afines a la conservadora Keiko Fujimori apelan a las Fuerzas Armadas y a recursos legales para anular las elecciones con el fin de evitar la proclamación del izquierdista como nuevo presidente. 
La derecha peruana busca bloquear la victoria electoral de Castillo

La incertidumbre electoral no tiene cuando acabar en Perú. A poco de que la oficina electoral, ONPE, llegué al 100% del escrutinio de la segunda vuelta presidencial, el maestro izquierdista Pedro Castillo es el virtual ganador con una diferencia de 49.420 votos sobre la conservadora Keiko Fujimori, quien insiste en señalar -sin pruebas- de que el resultado favorable a su rival es producto de un fraude sistemático. Esta narrativa es compartida por sectores de la derecha que ya exploran otras posibilidades para evitar la proclamación de Castillo como el nuevo presidente. 

La líder del fujimorismo ha presentado una serie de recursos legales ante el tribunal electoral para anular 802 mesas de sufragio de las zonas rurales, donde Castillo obtuvo gran apoyo. Sin embargo, la mayoría de las solicitudes han sido rechazadas por no tener los argumentos jurídicos sólidos. Frente a este panorama adverso, los políticos que apoyan a Fujimori han deslizado la posibilidad de que las Fuerzas Armadas entren a resolver la polarizada coyuntura mediante un golpe de Estado. Este lunes, el Ministerio de Defensa ha rechazado que se involucre a los militares. 

El domingo pasado, un excongresista afín al fujimorismo planteó en televisión que si el tribunal no terminaba de revisar las cientos de solicitudes de nulidad hasta el 28 de julio -fecha en la que se producirá el cambio de mando- el presidente del Congreso debería asumir el poder y convocar a nuevos comicios. Este escenario ya ha sido asumido por un electo parlamentario de la ultra derecha que ha advertido de que el izquierdista Castillo no tendría legitimidad para gobernar en los próximos cinco años. Los expertos han rechazado la posibilidad de que haya nuevas elecciones. 

El premio Nobel de Literatura 2010, el peruano Mario Vargas Llosa, renovó su respaldo a la hija del autócrata Alberto Fujimori, como ya hizo durante la campaña electoral y cargó contra Castillo. “Estamos apoyando a la señora Fujimori porque no queremos que ocurra la catástrofe que podría ocurrir si el señor Castillo gana la elección, eso es una cosa evidente para una inmensa mayoría de peruanos, sobre todo los peruanos de las ciudades, que están más informados que el resto”, manifestó.

Mientras no se resuelve el dilema de los comicios, grupos afines al fujimorismo han desplegado una campaña de acoso permanente a los titulares de los organismos electorales, periodistas y activistas en las redes sociales y en las calles de Lima. La Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) han expresado su preocupación por el clima hostil que se ha intensificado después del pasado 6 de junio.

“Me preocupa ver cómo lo que debería ser una celebración de la democracia se está convirtiendo en un foco de división, que está creando una fractura cada vez mayor en la sociedad peruana”, afirmó Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, en un comunicado.

El próximo lunes 21 podría escribirse un nuevo capitulo de la incertidumbre electoral en Perú cuando un juez decida sobre el pedido presentado por un fiscal anticorrupción para que Fujimori regrese a prisión preventiva por la investigación sobre los aportes millonarios de la transnacional brasileña Odebrecht que no fueron declarados ante las autoridades electorales durante sus campañas de 2011 y 2016. @mundiario

La derecha peruana busca bloquear la victoria electoral de Castillo
Comentarios