A más democracia, más dependen las palabras de su contenido real

Parlamento de Cataluña.
Parlamento de Cataluña.

Estará incompleta siempre, pero más en la medida en que haya contradicciones entre la música y la letra del Pacto que le dio existencia.

A más democracia, más dependen las palabras de su contenido real

Las elecciones catalanas del 14-F han vuelto a mostrar la fragilidad de las palabras frente a la realidad cambiante. Indiferentes a que solo haya votado un 55% del censo electoral, todos dicen haber ganado y, mientras la ultraderecha entra en el Parlament con 11 escaños, el resto de concurrentes siguen en disputa por quién tenga más razón. Maquiavelo decía, en 1513, que “Muchos se han imaginado como existentes de veras a repúblicas y principados que nunca han sido vistos ni conocidos; porque hay tanta diferencia entre cómo se vive y cómo se debería vivir, que aquel que deja lo que se hace por lo que debería hacerse marcha a su ruina en vez de beneficiarse, pues un hombre que en todas partes quiera hacer profesión de bueno es inevitable que se pierda entre tantos que no lo son” (cap. 15)

Prime time amarillo

Los bizantinismos esencialistas solo suelen tener mala prensa entre cuantos para vivir apenas pueden salirse del hiperrealismo de las limitaciones cotidianas; cuantos ante todo tienen que ocuparse de encontrar lo imprescindible para subsistir, no suelen tener tiempo para darle vueltas a cuanto no sea perentorio. Llama la atención, sin embargo, que pese a que los necesitados de asistencia  crecen exponencialmente desde hace un año, lo que más atractivo suscita en las audiencias proclives al voto tiene el aire de abstracción evanescente. Los debates recientes en que nos han ocupado tienen en gran medida ese calibre, unido a la costumbre de coger el rábano por las hojas. Da igual que se hable de si este PP tiene que ver con lo que era hace nada, que se traiga a colación que la princesa Leonor vaya al extranjero para hacer su Bachillerato hiperprivado, que en el País Vasco un juez venga a negar prácticamente la existencia de la Covid-19 –porque la libertad de movimiento es primero-, que en EEUU reconozcan que Trump tuvo culpa en el asalto al Congreso pero no quieren juzgarle…, o si los españoles hemos hecho ya el recorrido democrático que debiéramos.  

Todo nos enzarza y enreda; casi da igual cualquier cosa con tal de presentarla bien, repetirla mucho y hacer que los oyentes se queden con una música torcida hacia lo secundario y colateral. En un continuado prime time amarillo, a base de insistencia en lo mismo pronto pasamos a ver como natural lo que nos dicen y damos por válido lo que sea; no tenemos tiempo para pensar, ni medios para informarnos adecuadamente y, al final, nos dejamos ir con lo que nos digan. Al ritmo que vamos, atosigados por la cantidad de opiniones que nos llegan por las infinitas terminales sociales a que estamos conectados -y aburridos adicionalmente de la inmovilidad que impone esta pandemia-, nos es indiferente que todo siga igual aunque parezca que han cambiado mucho las cosas. Lo vio el Gatopardo cuando aquella Italia del Antiguo Régimen estaba siendo removida por el recién estrenado nacionalismo burgués de los años sesenta del XIX.

Witgenstein ya entró en esto en 1921 cuando, al final de la IGM (Primera Guerra Mundial), publicó el Tractatus; sus límites de la ética, sus criterios del vacío de significado y de la lógica empezaban porque no se puede afirmar algo sin aprehenderlo bien, porque el lenguaje “disfraza el pensamiento” y hace “insensatas” muchas proposiciones; sobre lo que no se puede hablar sería mejor “guardar silencio” -decía-, pero las prédicas que circulan en nuestro entorno, indiferentes a lo que importa para bien de nuestras vidas, no pasan de tautologías y contrasentidos: los problemas profundos no son su problema.

Advertidos

Observar qué destacan cuando dicen que nos informan a diario y qué palabras no aparecen nunca lleva a ver que los silencios hablan, y no es que indiquen ignorancia, sino que tratan de acentuar la nuestra. La Educación suele ser un buen campo de observación, pero también la Sanidad, la Economía, las relaciones de poder…., las Autonomías, el tratamiento que estamos dando a un problema tan grave como la Covid-19. La distancia entre lo que nos cuentan y lo que realmente sucede indica el grado de ignorancia que desean conservemos y, de paso, la quietud y aceptación que quieren mostremos, listos para la siguiente convocatoria electoral.

Mantener alerta la atención a los bizantinismos solemnes con que nos distraen es un buen indicador para aclararnos con lo que no sucede y debiera suceder. Maquiavelo, gran maestro en estas lides mucho antes de que Goebbels apareciera para manipular a conciencia, ya nos dejó precavidos: “Así pasa en las cosas del Estado: los males que nacen con él, cuando se los descubre a tiempo, lo que sólo es dado al hombre sagaz, se los cura pronto; pero ya no tienen remedio cuando, por no haberlos advertido, se los deja crecer hasta el punto de que todo el mundo los ve” (cap. 3). @mundiario

A más democracia, más dependen las palabras de su contenido real
Comentarios