Buscar

La democracia española estrena la figura del relator, habitual en el lenguaje de la ONU

El Gobierno de Pedro Sánchez acepta que un relator dé fe del diálogo entre partidos en Cataluña, pero rechaza que lo haga un mediador. Lo hace porque el Govern de Quim Torra pone la presencia de esta figura como condición para tramitar los Presupuestos del Estado.

La democracia española estrena la figura del relator, habitual en el lenguaje de la ONU
Pedro Sánchez y Quim Torra.
Pedro Sánchez y Quim Torra.

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

El autor, MARIO GONTADE, es analista de la actualidad. @mundiario

La figura del relator, habitual en el lenguaje de la ONU, se adentra en la democracia española de la mano del Gobierno de Pedro Sánchez, que acepta que un relator dé fe del diálogo entre partidos en Cataluña. Lo hace porque el Govern de Quim Torra pone la presencia de esta figura como condición para tramitar los Presupuestos del Estado. La Moncloa rechazó que lo hiciera un mediador, pero aceptó a un relator.

Desde Cataluña, Govern, comunes y PSC celebran el “avance” de la mesa de diálogo y evitan definir al “tercer actor neutral”, que podría ser del PNV. Por su parte, PP y Ciudadanos califican de "traición" y "humillación" el "relator" entre Sánchez y Torra. “No hacen falta mediadores ni para el Gobierno ni para el Partido Socialista. Si acaso alguien que pueda tomar nota, convocar, que nos pueda coordinar”, dicen desde el Gobierno.

Hasta ahora, era la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la que utilizaba habitualmente esta figura, la de "un experto independiente designado por el Consejo de Derechos Humanos", para "examinar e informar sobre la situación de un país o un tema específico de los derechos humanos". Los informes de los relatores de la ONU desempeñan a menudo una función importante de alerta temprana de determinados conflictos. Según vozpópuli, un ejemplo ocurrió antes del genocidio en Ruanda de 1994, cuando el relator especial sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias visitó el país e informó de que se habían producido actos graves de violencia étnica.

Según El País, Gobierno y Generalitat quieren impulsar, además de la comisión bilateral entre ambas Administraciones, una mesa de diálogo de partidos sobre "el futuro político de Cataluña". La puesta en marcha de este espacio, que el Govern reivindica como condición para permitir la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado, podrá incluir una tercera figura en las negociaciones, una especie de "coordinador" o "relator" que dé fe de lo que se habla en ellas.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha accedido, en definitiva, a que en las reuniones de la mesa del diálogo de Cataluña se incluya una figura que haga las veces de relator, en una línea similar a la solicitada por el gobierno catalán, que prefiere hablar de mediador. "La democracia nos obliga a sentarnos con quienes no piensan como nosotros", dijo en el Senado Carmen Calvo, pero el PP y Ciudadanos tardaron poco en acusar al Gobierno de "traicionar a España" y dar "respetabilidad a los golpistas". @mundiario