Buscar

La decisión de Alemania sobre Puigdemont, ¿un varapalo para España?

La Audiencia territorial de Schleswig-Holstein descarta la rebelión porque las actuaciones de los independentistas catalanes "no alcanzaron la magnitud de la violencia necesaria".

La decisión de Alemania sobre Puigdemont, ¿un varapalo para España?
Fachada del Tribunal Supremo de España. / Archivo
Fachada del Tribunal Supremo de España. / Archivo

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

La autora, TATIANA FERRÍN, es hispano-venezolana y tiene más de 10 años de experiencia en en medios digitales. Trabajó en diarios de Caracas (Venezuela) y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición GALICIA y el área de Política. @mundiario

El expresidente catalán Carles Puigdemont podrá ser entregado a España pero solo por el delito de malversación y no por el de rebelión, la más grave de las acusaciones que pesaban sobre él.

Así lo ha decidido el tribunal superior del Estado alemán de Schleswig-Holstein, que debía decidir sobre su entrega. La extradición solo se hará efectiva cuando la apruebe la fiscalía alemana. Fuentes del Tribunal Supremo español consultadas por El País han señalado que no tienen todavía conocimiento oficial de la decisión y que no van a tomar ninguna medida hasta analizar su "contenido jurídico". Lo que está claro es que ni la fiscalía de Schleswig-Holstein ni las autoridades españolas pueden recurrir la decisión. "El ordenamiento jurídico no prevé un recurso por parte de la Fiscalía en contra de la decisión”, ha ratificado la fiscalía de Schleswig Holstein en un comunicado.

La decisión de la Justicia de Alemania implica que Puigdemont no podrá ser juzgado en España por el delito de rebelión, castigado con penas de hasta 30 años de cárcel. Si solo se le juzga por malversación, el expresidente de la Generalitat se enfrentaría a una petición máxima de pena de 12 años de prisión. El tribunal alemán no ha aceptado las argumentaciones del juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena, que insistía en extraditar al líder independentista por el delito de rebelión, el mismo por el que permanecen en prisión preventiva otros dirigentes catalanes como el exvicepresidente Oriol Junqueras. Ese delito es similar al definido en la legislación alemana como alta traición.

Fuentes del Tribunal Supremo consultadas por el diario admiten que esperaban la decisión que ha tomado Alemania porque así lo indicaban todas las resoluciones adoptadas hasta ahora por la Audiencia de Schleswig-Holstein. Pese a ello, han señalado que el juez Pablo Llarena no tiene todavía conocimiento oficial de la resolución de Alemania y que no va a tomar ninguna medida hasta analizar su "contenido jurídico". El Supremo ha estado estudiando en los últimos meses los pros y los contras de los caminos que le quedarían para evitar que los delitos que atribuye a Puigdemont queden impunes, pero no ha adoptado una decisión definitiva.

Entre las posibilidades que ha valorado el tribunal está plantear una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para que este se pronuncie sobre si Alemania ha aplicado bien la orden europea de detención. La Fiscalía General del Estado también ha analizado esta posibilidad porque considera que Alemania se ha extralimitado al aplicar la normativa europea que regula la euroorden. Otra opción sería aceptar la entrega del expresidente catalán solo por malversación e intentar juzgarle por el tipo agravado de este delito, que prevé penas de hasta 12 años de cárcel. Si es condenado, una vez cumplida la pena, la ley permitiría reactivar la investigación por rebelión cuando hubieran pasado 45 días desde la puesta en libertad definitiva si Puigdemont no sale de España.

Por otra parte, tampoco se ha descartado la posibilidad de rechazar la entrega del expresidente y condenarle a vivir fuera de España por tiempo ilimitado, porque la justicia española mantendría la orden de detención nacional y Puigdemont sería arrestado si entra en el país. Además, si el expresidente cambiara Alemania por otro territorio, el Supremo podría reactivar la orden de detención. @mundiario