Buscar

MUNDIARIO

Además de los aspectos ideológicos están los pragmáticos

Las coaliciones se hacen imprescindibles para gobernar en una Europa donde los Parlamentos son elegidos por el sistema proporcional con alguna excepción como Gran Bretaña
Además de los aspectos ideológicos están los pragmáticos
Pedro Sánchez y Albert Rivera en su encuentro del pasado mes de mayo de 2019. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
Pedro Sánchez y Albert Rivera en su encuentro del pasado mes de mayo de 2019. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

Firma

Raúl Saavedra

Raúl Saavedra

El autor, RAÚL SAAVEDRA, es colaborador de MUNDIARIO. Es ingeniero industrial por la ETSIIM. @mundiario

Fue Felipe González quien primero se dio cuenta que la aventura del marxismo había tocado fondo y decidió eliminarlo de la ideología del PSOE, algo que pasó casi desapercibido pero fue un paso decisivo hacia la socialdemocracia, una ideología que había viajado en dirección contraria al marxismo llegando a gobernar en la mayoría de los países europeos y aportando grandes logros sociales sin cuestionar en ningún momento el libre mercado ni la propiedad privada,  los dos puntos básicos de la retórica antisistema. Digamos que ya enterrada la tendencia prosoviética de Largo Caballero, tocaba abandonar también al moderado marxismo de Indalecio Prieto, y Felipe González dio ese gran paso sin apenas oposición. 

Además de los aspectos ideológicos están los pragmáticos. Mientras la derecha siempre trató de convencer y atraer a todos hacia su posición, la izquierda había tratado de exterminar al rival mediante la revolución, algo común a comunistas, anarquistas y socialistas, aunque no de la socialdemocracia.que el mundo globalizado está ahora arrinconando. Todo ha sido muy rápido. No hace mucho todos éramos de izquierda, especialmente la universidad donde Fidel Castro era un ídolo, el Che Guevara figuraba en las camisetas de los jóvenes de medio mundo, y el triunfo de Salvador Allende nos llenaba de gozo mientras cantábamos a Lluis Llach. Ahora el mundo se ha globalizado guste o no y todas las Bolsas  suben o bajan al unísono  por lo que las soluciones a los problemas deben ser también globales y tuteladas por gobiernos de concentración de partidos del Sistema. 

En toda Europa solo queda un gobierno de izquierda, precisamente en nuestro vecino Portugal, y uno de derecha en Bulgaria.  El centro está en seis gobiernos incluida  Francia, y el resto ya son gobiernos de centro derecha principalmente o de centro izquierda. Las coaliciones se hacen imprescindibles para gobernar en una Europa donde los Parlamentos son elegidos por el sistema proporcional con alguna excepción como Gran Bretaña, y por lo tanto muy fragmentados. Otro cadáver de la globalización es la autarquía. Los graves problemas, los que de verdad hay que resolver, son problemas que afectan a todos, las soluciones carecen de ideología y se requiere tecnócratas independientes y auténticos estadistas para afrontarlos. Alemania y hasta la Unión Europea han dado el paso de formar gobiernos de concentración, la gran coalición de centro derecha, centro liberal, y centro izquierda con partidos del sistema que pueden afrontar los problemas de la humanidad que para los locales ya están los ayuntamientos y comunidades.

Graves problemas como el cambio climático, la elevada deuda pública, los movimientos migratorios, la robótica y las nuevas tecnologías, el terrorismo y la violencia, el Brexit, el paro, etc., no son cosas que se resuelvan ideológicamente, se resuelven, o se intentan resolver, juntando aquellas fuerzas que hacen fuerte a un país. Alemania dio el primer paso, ¿para cuando España?. El PSOE le dijo a Podemos que el problema era Iglesias, pero hay también quien le dice al PSOE que el problema es Sánchez, que debe de dejar de mirar a su izquierda y formar un gobierno fuerte con aquellas fuerzas que se agrupan entorno al centro, por lo menos intentarlo con una oferta clara y fiel, sin soberanismos ni ambiciones locales, un gobierno que le recuerde al PSOE que la izquierda es un movimiento internacional o no es izquierda, que los nacionalismos solo existen en cabezas neo adoctrinadas y no son de izquierda por muy respetables que sean.

Esperemos que Sánchez copie, pero de Alemania y la UE, y si el problema es él, que se aparte y si lo son otros lideres de otros partidos que se aparten también. Dicen que dentro de 30 años seremos 5.000 millones de seres más a consumir y contaminar. ¿No va siendo hora de hacer un mundo sostenible y mejor?. La coalición no debería excluir a ningún partido que quiera abandonar la retórica antisistema, sean de derecha o de izquierda, solo a aquellos que ponen sus objetivos demasiado cerca de su casa y de su problema, pero el Gobierno en España debe pasar por los tres grandes partidos moderados aunque Sánchez y los sanchistas se empeñen en demostrar que no lo son. Lo dicho, el declive de la socialdemocracia es vertiginoso y solo lo parará si gobierna con sentido de estado acompañado de aquellos que están en esa línea. @mundiario