Buscar

MUNDIARIO

Por el debido proceso y la libertad de Álvaro Uribe

"El odio enfermizo de la FARC contra el Presidente Uribe viene desde el año 2002 cuando asumió la Presidencia de Colombia por primera vez".

Por el debido proceso y la libertad de Álvaro Uribe
Álvaro Uribe, ex Presidente Constitucional de Colombia
Álvaro Uribe, ex Presidente Constitucional de Colombia

El 4 de agosto, nos enteramos de que la Corte Suprema colombiana ordenó la detención domiciliaria al dos veces Presidente Constitucional Álvaro Uribe Vélez, gran demócrata y estadista a carta cabal en Sudamérica.

Esta medida es sorpresiva porque no hay peligro de fuga ya que el ex Presidente Uribe es senador y tiene un domicilio fijo sumado a que no hay sentencia consentida ni ejecutoriada que demuestre que él estuvo implicado en una compra de falsos testigos. Lo cierto es que es la venganza de un Poder Judicial colombiano, copado por comunistas, que jamás perdonarán que Álvaro Uribe, en sus dos gobiernos constitucionales, haya reducido militar y políticamente a la organización narco terroristas FARC en su mínima expresión.

El odio enfermizo de la FARC contra el Presidente Uribe viene desde el año 2002 cuando asumió la Presidencia de Colombia por primera vez. En el día de la juramentación, la organización narcoterrorista FARC atacó el Palacio de Nariño con lanzacohetes y colocaron un coche bomba a las afueras del Parlamento colombiano con la obvia intención de asesinar al Presidente Uribe que es un faro de libertad en Sudamérica porque además de ser muy frontal contra los narcoterroristas de las FARC siempre lo ha sido contra dos dictaduras criminales como las castrochavistas en Cuba y Venezuela. Lo también cierto es que el Presidente Uribe acumuló demasiados enemigos, internos y externos, de las fuerzas relacionadas al castrochavismo.

Su arresto domiciliario es un mensaje para los políticos de nuestra región: “No sean frontales contra nosotros porque acabarán presos.”

Lo cierto es que vivimos terribles épocas para la democracia y las libertades políticas porque se judicializa la política llevando a políticos a la cárcel sin existir el debido proceso ni la presunción de la inocencia ni una sentencia consentida ni ejecutoriada.

Finalmente, considero que el Presidente Uribe debe afrontar este proceso judicial en absoluta libertad porque él tiene un compromiso político, al ser el senador con más votación de Colombia, sumado a que, como reitero, no existe sentencia consentida ni ejecutoriada en su contra que se le investigue y se lo cite a los órganos judiciales con la más absoluta libertad.

Lo paradójico de la situación colombiana es que mientras que el político que luchó contra el narco terrorismo tiene prisión domiciliaria, existen 10 narcoterroristas de las FARC -uno de ellos denunciado por secuestrar y violar sexualmente a menores de edad- sentados en el Parlamento colombiano gracias al inefable pacto del expresidente Santos con los narcoterroristas de las FARC, rechazado en las urnas por los colombianos buenos y decentes. ¡Fuerza, Presidente Álvaro Uribe! @mundiario