Buscar

MUNDIARIO

Debemos abandonar el dominio colonial y respetar el derecho de autodeterminación

Debemos aprender las lecciones de la historia, no debemos volver a provocar nunca más la devastación de una guerra y no debemos recurrir a ninguna forma de amenaza o uso de la fuerza.

Debemos abandonar el dominio colonial y respetar el derecho de autodeterminación
Bomba atómica.
Bomba atómica.

Shinzo Abe

Primer ministro de Japón

Debemos aprender las lecciones de la historia, no debemos volver a provocar nunca más la devastación de una guerra y no debemos recurrir a ninguna forma de amenaza o uso de la fuerza como medio de solución de las controversias internacionales.

 

Con un profundo arrepentimiento por la guerra, hemos construido un país libre y democrático, que respeta el Estado de Derecho, y que mantiene firmemente la convicción y el compromiso de no volver a iniciar una guerra nunca jamás. Humildemente, nos sentimos orgullosos por la trayectoria de Japón durante estos setenta años como Estado amante de la paz.

Japón ha expresado en repetidas ocasiones sus sentimientos de profundo arrepentimiento y sus sinceras disculpas por las acciones durante la guerra. Hemos grabado en nuestra memoria todo el sufrimiento padecido por los pueblos de nuestros países vecinos en Asia: países del sudeste asiático como Indonesia y Filipinas, Taiwán, la República de Corea y China, entre otros, y hemos dedicado todos nuestros esfuerzos, de forma constante, a la paz y la prosperidad de la región. Esta posición mantenida por los anteriores gobiernos permanecerá inquebrantable en el futuro.

Agradecimiento a la comunidad internacional

Gracias a la generosidad demostrada por los países que sufrieron en la guerra, Japón pudo volver a integrarse en la comunidad internacional tras la guerra. Aprovechando el 70 aniversario del final de la guerra, deseo expresar mi más sincero agradecimiento a todos los países y a todas las personas que dedicaron todos sus esfuerzos a la reconciliación.

Mirada al futuro

Nuestros hijos, nietos, e incluso las generaciones venideras, que no tienen nada que ver con esa guerra, no deben verse obligados a pedir disculpas. Sin embargo, aun así, las diferentes generaciones de japoneses debemos mirar de frente a la historia del pasado.

Tenemos la responsabilidad de heredar el pasado con toda humildad y trasmitirlo para construir un futuro mejor y dedicar todos nuestros esfuerzos a la paz y prosperidad de Asia y del mundo.

Compromisos de Japón

Japón seguirá manteniendo firmemente el principio por el cual las controversias deben solucionarse por medios pacíficos y diplomáticos respetando el imperio de la ley y no a través del uso de la fuerza.

Como el único país que ha sufrido la devastación de bombas atómicas, Japón asumirá su responsabilidad en la comunidad internacional en aras de la no proliferación y la eliminación total de las armas nucleares.

Japón desea estar siempre al lado de los corazones heridos de las mujeres cuya dignidad y cuyo honor fueron gravemente heridos. Quiere liderar el mundo para que en el siglo XXI los derechos humanos de las mujeres no sean vulnerados.

Japón defenderá, con firmeza, los valores fundamentales como la libertad, la democracia y los derechos humanos, trabajará junto a los países que comparten estos valores, como "Contribuidor proactivo para la paz", y seguirá contribuyendo más que nunca, a la paz y la prosperidad del mundo.