Buscar

MUNDIARIO

¿Por qué no se debe eliminar la inmunidad parlamentaria?

Los abusos de Carlos I degeneraron en la Revolución Inglesa que terminó con la cabeza de Carlos I rodando. Similar situación pasó con los abusos de Luis XVI que originaron la Revolución Francesa y la cabeza guillotinada del rey borbón.
¿Por qué no se debe eliminar la inmunidad parlamentaria?
Carlos I de Inglaterra perdió la vida por sus abusos ante el Parlamento.
Carlos I de Inglaterra perdió la vida por sus abusos ante el Parlamento.

Firma

Renatto Bautista Rojas

Renatto Bautista Rojas

El autor, RENATTO BAUTISTA ROJAS, analista político y columnista de MUNDIARIO, entre otros medios, es licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Es Maestro en Gestión de Políticas Públicas por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Es autor de los libros Medios de comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas (2015) y A la luz de la sombra: De Bello Gallico (2018). @mundiario

El Congreso del Perú aprobó, por 82 votos, la eliminación de la inmunidad parlamentaria. ¡Terrible horror! No conocen nada de historia universal ni de derecho parlamentario. Esta votación, que no llega a los dos tercios legales o 88 votos, nos llevará a un innecesario referéndum donde la mayoría de electores, que desconocen la historia universal y el derecho parlamentario, lamentablemente secundarán este horror contra la separación de poderes y la principal función de los congresistas que es fiscalizar. Los 82 congresistas y, no dudo, muchos peruanos desconocen  la historia de la inmunidad parlamentaria. Voy a explicarles.

La inmunidad parlamentaria surge en Europa con la finalidad de evitar el abuso y/o venganza del rey frente a los parlamentarios que fiscalizaban los abusos de la monarquía absoluta. Los dos casos más emblemáticos del abuso de reyes europeos fueron representados por Carlos I de Inglaterra y Luis XVI de Francia. Estos monarcas siempre buscaron acusar de cualquier delito a los parlamentarios que los fiscalizan, con el insano objetivo de generarles miedo y apartarlos de la política.  Los abusos de Carlos I degeneraron en la Revolución Inglesa que terminó con la cabeza de Carlos rodando. Similar situación pasó con los abusos de Luis XVI que originaron la Revolución Francesa y la cabeza guillotinada del rey Borbón.

La inmunidad parlamentaria surge históricamente para salvaguardar la libertad del congresista fiscalizador ante un autoritario Poder Ejecutivo como impedir la vil vendetta del Ejecutivo a través de absurdas denuncias sumado a que la inmunidad parlamentaria es uno de los históricos pilares de la separación de poderes. No entender estas inmensas verdades denota un terrible autoritarismo como la nulidad de un espíritu republicano. Por eso, yo me pregunto ¿qué celebraremos el 2021? ¿200 años de República? Pero la mayoría de nuestros políticos y masa electoral no entienden mucho de separación de poderes ni de la defensa de valores republicanos.

El Congreso es el primer poder del Estado les guste o no a estos fascistas encubiertos. Es irónico que estos populistas y radicales de izquierda atenten tanto contra la majestad constitucional del Parlamento al igual que sus odiados fascistas y nazis.

Lo sustancial es que la eliminación de la inmunidad parlamentaria, que lamentablemente lo aprobarán esta masa de incultos, sería el más vil atentado contra la majestad del Congreso porque si cualquier parlamentario denuncia cualquier corruptela del Poder Ejecutivo, entiéndase Presidente de la República y Ministros,  ellos le inventarán una denuncia al parlamentario fiscalizador, con el obvio objetivo de neutralizarlo políticamente y que la masa inculta no hable de la corruptela del Poder Ejecutivo sino de la investigación judicial al parlamentario sumado a que la mayoría de medios de comunicación, gracias a la publicidad estatal, le hacen el juego al Ejecutivo y lanzarían un terrible juicio mediático que destruiría toda reputación del parlamentario fiscalizador.

Manifiesto mi rotunda oposición a la eliminación de la inmunidad parlamentaria por los argumentos esgrimidos en el presente artículo. Soy muy sincero, jamás pensé que defendería el sentido común ni el espíritu republicano con tanta firmeza ante los fascistas encubiertos. ¡Es un honor! @mundiario