De Conde a Sáenz: ¿Por qué los millonarios españoles no tienen inquietudes políticas?

El expresidente de Banesto Alfredo Sáenz.
El expresidente de Banesto Alfredo Sáenz.
Si el ahora millonario Alfredo Sáenz siguiera los pasos del también millonario Michel Bloomberg podría ser vicepresidente económico del Gobierno, plantar cara a los mercados y cobrar 1 euro.
De Conde a Sáenz: ¿Por qué los millonarios españoles no tienen inquietudes políticas?

El millonario Michel Bloomberg cobra 1 euro al año como alcalde de Nueva York. Desde el 2002 ha sido reelegido por sus ciudadanos. Sebastián Piñera, con una forturna de unos 2.500 millones de dólares, cobra por su trabajo como presidente de Chile unos 18.000 euros. Tampoco parece que sea el dinero el factor clave.  NY sigue siendo un faro de las libertades y su reacción ante la masacre del 11-S nos enseñó como los ciudadanos se sienten parte de ella.

¿Hay algo parecido en España? Me temo que no;  en cuanto a Chile, los logros de Bachelet ampliados por Piñera, no solo nos hablan de un crecimiento económico espectacular, nos hablan de un reparto de la riqueza que está llevando al país a cotas impensables y  a que demande cerebros de otros países para continuar creciendo. En ambos casos, sus lideres tienen una experiencia laboral mas que brillante antes de entrar en la politica  ¿Qué pasa con nuestros millonarios? ¿Son felices en sus guetos viendo aumentar sus cuentas de resultados , al mismo tiempo que crecen las colas en los comedores sociales ? ¿ no tienen inquietudes sociales o es que los políticos no les dejan dejan hueco?

Cuando en la década de los noventa, un joven empresario es noticia por la venta de Antibióticos, por 58.000 mil millones de pesetas, luego tiene una labor arriesgada como presidente de Banesto tratando de crear una corporación industrial entre España, Portugal e Italia, que tendría que servir de contrapeso al eje París-Berlín y después de diversos avatares y de negarse a vender con una importante plusvalía sus acciones en Banesto, un banco con 7 millones de clientes y 50 empresas participadas, dicho banco es intervenido por un pretendido desfase de 2.700 millones, y se desata una cacería.

Banesto se le adjudica al Santander el 25 abril del año siguiente en una subasta en la que ofertan 762 pesetas por acción. Si la Bolsa valoró las acciones de Banesto a 855 pesetas cuando vuelven a cotizar, entendemos que fue –como reconoce- el gran negocio de  Botín.

En todo este tiempo de aparente democracia, fue la única vez que PP y PSOE estuvieron de acuerdo. ¿Fue un aviso a navegantes, para que no hubiera tentaciones en otros empresarios?

Ahí también emerge otro banquero sustituyendo a Conde: Alfredo Sáenz, nombrado presidente de Banesto, estos días noticia por sus avatares con la justicia y sus 88+11 millones de jubilación.

Si algo ha quedado claro en estos 17 años del proces es que hay dos justicias y si el caso lo requiere y el banquero es afín al poder, se cambian las leyes que haya que cambiar, aunque la justicia, muy escasas veces, también nos da un respiro para que nos lo sigamos creyendo.

“Pieza ojeada y batida”, fue el comentario jocoso de un político una noche de amigos y copas sobre la intervención de Banesto, celebrando la Navidad. ¿Estamos pagando ahora nuestras culpas? ¿ Vienen de aquellos polvos estos lodos?

Pedro Olabarría, Modesto González y José Ignacio Romero fueron los empresarios encarcelados por el juez Estevill a raíz de la querella  falsa por estafa a instancias de Sa "con el único propósito de recuperar unos créditos, de la forma que fuere, sin empacho alguno en formularla contra personas físicas que nada debían", cuando Saenz era presidente. ¿Cuántos otros no han tenido fuerza o dinero para entablar una demanda y se han quedado en el camino? ¿O acaso la justicia se ha vuelto a equivocar y esto un ejemplo de justicia divina?

No me siento orgullosa de vivir en un país donde el ministro de Economía antepone la visión financiera a la humana. No me gusta un país donde a alguien se multa de 9.000 euros por delitos de acusación y denuncia falsa y luego se le indulta, se cambian las leyes y después se le 'empapela' en millones. No me gusta un país donde nos callamos demasiado porque como decía Albert Einstein “la vida es muy peligrosa, no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”. Me gustaría pensar que vivo en un país donde la gente se informa y opina libremente.

Me he acordado de mi abuela, una “brujiña” gallega adorable con la que a veces sueño y que  intentaba inculcarnos valores sino por las buenas, porque "sufriríamos ochenta veces ochenta la misma afrenta realizada y  cada vez aumentada...!  Nadie duda de la legalidad de los millones del Sr. Sáenz; otra cosa es la moralidad. Y menudas vidas le esperan al Sr. Sáenz si mi abuela estaba en lo cierto.

“Intenta no volverte un hombre de éxito, sino volverte un hombre de valor”, era una máxima de Albert Einstein, y es que se pueden comprar preciosos ataúdes de oro y brillantes, pero no pueden comprar honorabilidad y bonhomía , pero se pueden ganar.

Estos días es noticia la guerra entre Montoro y De Guindos. Está claro que  necesitamos un vicepresidente económico. Yo le pido al Sr. Sáenz que mande una solicitud para dicho puesto al presidente del Gobierno, comprometiéndose durante 2 años a trabajar por el país, a cambio del suelo de 1 euro anual, lo que sobrepasa en un 32% el sueldo de Michel Bloomberg. Deberá en ese tiempo conseguir un reparto de la riqueza que nos permita respirar. Sin duda es la persona idónea en el corral de lobos que hoy son los mercados europeos. A cambio se libra de la mitad de las vidas de 80 veces 80 en las que sufriría las consecuencias de  un jefe como él.  Palabra de bruja.

De Conde a Sáenz: ¿Por qué los millonarios españoles no tienen inquietudes políticas?
Comentarios