Ortega asume por quinta vez la presidencia de Nicaragua entre excelentes relaciones con China y Rusia

Rosario Murillo y Daniel Ortega. / TW
Rosario Murillo y Daniel Ortega. / TW

Daniel Ortega y Rosario Murillo tienen todo el poder, han encarcelado a los principales opositores y saben llegar a acuerdos con grandes potencias. Nicaragua tiene sandinismo para rato.

Ortega asume por quinta vez la presidencia de Nicaragua entre excelentes relaciones con China y Rusia

El pasado 7 de noviembre de 2021, el cuatro veces presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, volvió a ganar las elecciones presidenciales con más del 75% de los votos emitidos (según el Consejo Supremo Electoral -CSE-, controlado por Daniel Ortega, la participación alcanzó el 65,23%; según Urnas Abiertas, una organización independiente que dio seguimiento a las elecciones, solamente participó el 18,5 % de los 4,9 millones de nicaragüenses llamados a votar). Dicha victoria acaecida después de haber detenido durante los meses previos a 39 líderes opositores, entre los cuales había 7 precandidatos a la presidencia, es decir, sus rivales directos. Los motivos de estos arrestos son, según lo comunicado en su momento por el Ministerio Público “el delito de lavado de dinero, bienes y activos y otros actos ilícitos, así como por haber atentado contra los derechos del pueblo y de la sociedad nicaragüense” y “por el delito de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional”. A día de hoy aún no se ha realizado ningún juicio dado que estos se han suspendido y, por tanto, los políticos encarcelados lo estarán indefinidamente o hasta que el régimen de Ortega y Murillo decida juzgarlos.

Finalmente fueron 5 candidatos los que se disputaron la presidencia con Ortega, todos ellos, en algún momento, señalados por colaborar con el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) que lidera Ortega junto a su mujer Rosario Murillo, vicepresidenta del país y vocera del gobierno. Por tanto, contrincantes cómodos o, directamente, aliados.

Este día, 10 de enero de 2022, se lleva a cabo la toma de posesión del ganador después de que la Asamblea Nacional de Nicaragua quedase conformada el domingo y lista para ejercer hasta el año 2026. Dicha cámara se compone de 91 diputados, de los cuales 45 son hombres y 46 mujeres. Así mismo, también se entregaron las credenciales de los 20 diputados del Parlamento Centroamericano (PARLACEN).

Para la toma de posesión de este lunes las delegaciones internacionales que acompañan a Daniel Ortega son las de China, Corea del Norte, Irán, Rusia, Siria, Cuba, Venezuela, Bolivia, Bielorrusia, Turquía y Vietnam. El resto de países hispanoamericanos de su entorno, EE UU y la Unión Europea, no reconocen su victoria y ya calificaron las elecciones de pantomima.

Desde el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) se ha publicado una carta abierta a las delegaciones internacionales que estarán apoyando a Ortega en su quinto mandato presidencial haciendo especial hincapié en las más de 300 familias que desde el 18 de abril de 2018 han visto asesinados a su hijos o parientes cercanos a manos del aparato estatal que lleva actuando contra la protesta social con dureza desde entonces. “Hasta hoy, enero de 2022, ninguna de esas familias ha podido saber la verdad de lo ocurrido, pues no se ha iniciado ni un solo proceso para conocer los hechos, dar con los responsables y castigarlos, y reparar el daño causado. Muchos de los asesinados eran jóvenes, y a veces hasta niños, a quienes se les disparó con armas de guerra. Sus familias se han organizado para demandar verdad y justicia, y por ello son vigiladas, perseguidas y muchas veces impedidas físicamente de salir de sus casas para realizar cualquier manifestación pública, las que están prohibidas desde octubre de 2018. Desde entonces todos los intentos de manifestarnos han sido frustrados con una presencia policial permanente, que de hecho constituye un estado de excepción”, indican desde el CENIDH.

Quien toma hoy posesión de su cargo nuevamente es un hombre con un poder casi absoluto sobre todo el aparato estatal del país después de que, ya en un lejano 2011 reformase la Constitución gracias a su mayoría en la Asamblea Nacional para que se le permitiese la reelección indefinida, además de establecerse la elección del presidente en una sola vuelta con mayoría simple y habilitar al propio presidente a emitir decretos con fuerza de ley.

Todo ello, pero sobre todo las protestas iniciadas en 2018 a las que hace referencia la carta del CENIDH y que dieron comienzo como protesta contra la reforma de la seguridad social ha hecho que, según datos de sondeos recogidos por CNN, Daniel Ortega haya pasado de una popularidad del 70% en 2016 al 9% en 2021.

Nicaragua no está aislada, establece nuevas relaciones

Parece claro que Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo, están aislando al país de gran parte de la comunidad internacional pero, a su vez, están haciendo negocios con países como China, Rusia o Irán. De hecho, con China, terminaban el año 2021 restableciendo relaciones tras romper Ortega con Taiwán, lo que,  a buen seguro, resultará económicamente muy positivo para el país centroamericano. Con Rusia las relaciones son exquisitas hasta el punto de crear la Asociación Ruso-Nicaragüense de Cooperación Económica con la firme intención de ampliar las inversiones rusas en el país y acabar con el peso de las empresas estadounidenses en Nicaragua. Alexéi Udintsev, vicepresidente de la  Asociación Ruso-Nicaragüense de Cooperación Económica declaró en diciembre de 2021 que “Nicaragua posee un clima económico ideal para hacer negocios en el país”. Resaltó al medio proruso Sputnik los logros del Gobierno de Daniel Ortega en la lucha contra el crimen, calificando a Nicaragua como un Estado “seguro”, además de valorar altamente el nivel de la protección social y del acceso a la salud. Asimismo, destacó las herramientas estatales de apoyo económico, sobre todo a grandes proyectos de infraestructura como “la modernización de obras públicas o la construcción de puertos”.

También tienen acuerdo a nivel educativo gracias a la alianza con el Consejo Nacional de Universidades de Nicaragua que abre paso a la cooperación en materia de altas tecnologías. “Avanzaremos paso a paso, donde entre los proyectos más cercanos se encuentra la creación en la Universidad Nacional de Ingeniería de Nicaragua, de un centro de comunicación espacial, algo que está programado para el mes de febrero de 2022, con lo cual la parte nicaragüense podrá captar las señales procedentes de nuestros satélites, así como aprenderá a procesar los datos de telemetría. El siguiente paso será la creación y el lanzamiento de un satélite. Estamos listos para asesorar a Nicaragua en todo lo que sea necesario para que se convierta en una potencia espacial”, declaró Udintsev.

En definitiva, el matrimonio Ortega y Murillo tiene opciones factibles para no caer si las sanciones de EE UU se recrudecen o si la UE decide hacer algo más que declaraciones políticas para acabar con su régimen sandinista. Tienen todo el poder en el país, han encarcelado a los principales opositores y saben llegar a acuerdos económicos con grandes potencias. Sumado esto a que el pueblo nicaragüense, a pesar de los disturbios, es, en general, un pueblo pacífico y conformista, habrá que esperar a 2026 y a unas nuevas elecciones para conocer el destino de esta poderosa pareja. @opinionadas en @mundiario

Ortega asume por quinta vez la presidencia de Nicaragua entre excelentes relaciones con China y Rusia
Comentarios