Buscar

La CUP pone otra exigencia sobre la mesa

El diputado Carles Riera avisa de que no verían con buenos ojos a un candidato vinculado con el PDeCat.

La CUP pone otra exigencia sobre la mesa
Carles Riera. / lavozdegalicia.es
Carles Riera. / lavozdegalicia.es

Firma

Tatiana Ferrín

Tatiana Ferrín

La autora, TATIANA FERRÍN, es hispano-venezolana y tiene más de 10 años de experiencia en medios digitales. Trabajó en diarios de Caracas (Venezuela) y Miami (Florida, EE UU) y ahora escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición GALICIA y el área de Política. @mundiario

Luego de que Esquerra reclamara a JxCat que elija ya otro candidato después de constatar que Jordi Sànchez no podrá ser investido, este miércoles han sido los anticapitalistas los que han puesto otra exigencia sobre la mesa: un referéndum "vinculante" con fecha concreta como culminación del proceso constituyente.

En declaraciones a RAC1 recogidas por El Periódico, el diputado Carles Riera ha defendido un proceso constituyente "participativo de toda la sociedad e impulsado por las instituciones" que acabe en las urnas en un referéndum como el del 1 de octubre. También ha indicado que la CUP no ha entrado ni desea entrar en un debate sobre los nombres de candidatos a la investidura del presidente de la Generalitat, por lo que no cuestiona ni el de Jordi Sànchez ni, por ejemplo, el de Jordi Turull, ambos diputados de JxCat.

Sin embargo, sobre Turull ha advertido que "un candidato muy vinculado al PDeCat no pone las cosas fáciles" y ha recordado las palabras de la coordinadora general de los posconvergentes, Marta Pascal, acusando a los anticapitalistas de bloquear la investidura. A pesar de ello, ha matizado, "ningún nombre será un problema" ya que para la CUP "sea cual sea el nombre que pongan encima de la mesa será bueno si ponen una hoja de ruta republicana y será malo si es autonomista".

Además, Riera ha insistido en que deben producirse actitudes de "desobediencia", tanto desde el Parlament y su Mesa y presidente -Roger Torrent-, como desde el nuevo gobierno catalán. A su entender, la Mesa del Parlament debería llevar a cabo "una pequeña desobediencia" y permitir a los dos diputados que permanecen en Bruselas, Carles Puigdemont y Toni Comín, que puedan delegar su voto, lo que permitiría asegurar la investidura de un candidato de JxCat sin necesidad de que la CUP cambie sus 4 abstenciones.

Por otra parte, según el diputado de la CUP, la distancia que hay entre los planteamientos de su formación y los que defienden ERC y JxCat no tiene por qué conducir a unas nuevas elecciones: "La voluntad de la CUP es que no las haya", ha precisado, "porque la voluntad expresada el 21D es que pueda formarse un gobierno republicano o independentista". @mundiario