Buscar

MUNDIARIO

La crisis en Venezuela se agudiza por la caída de su petrolera estatal

Un informe revisado por S&P Global Platts reveló que la estatal PDVSA detendrá indefinidamente la producción de crudo mejorado en agosto. La situación afecta al régimen chavista.

La crisis en Venezuela se agudiza por la caída de su petrolera estatal
PDVSA.
PDVSA.

La grave crisis humanitaria en Venezuela ha llegado a su punto más crítico que podría afectar su economía. Un informe revisado por S&P Global Platts reveló que la petrolera estatal PDVSA dejará de producir crudo mejorada en agosto. En su lugar está convirtiendo a sus mejoradores a instalaciones de mezcla para la producción de crudo Merey 16. Las presiones de EE UU han impedido la importación de crudo ligero y nafta pesada en Venezuela.

Según el documento del S&P Global Platts, la estatal venezolana opera cuatro mejoradores en la Faja del Orinoco: Petropiar (con Chevron) con capacidad de 190.000 b/d; Petromonagas (con Rosneft) con capacidad de 120.000 b/d; Petrocedeño (con Total y Equinor) con capacidad de 202.000 b/d; y el 100% propiedad de PDVSA, Petro San Féliz, fuera de servicio, con capacidad de 120.000 b/d. Petropiar está operando al 58% de su capacidad, Petromonagas al 50% y Petrocedeño al 46%.

En junio, el Departamento del Tesoro norteamericano anunció nuevas prohibiciones de prácticamente todo el comercio de diluyentes con PDVSA, que la empresa utiliza en la producción y comercialización de sus crudos pesados. La petrolera estatal estima que sus exportaciones de crudo de agosto caerán a 685.000 b/d desde 776.000 b/d en junio. Las exportaciones consistirán principalmente en Merey 16, una mezcla de crudo extra pesado del Orinoco, crudos livianos y diluyentes.

S&P Global Platts señaló respecto a la PDVSA que "se ha visto obligada a ofrecer descuentos significativos que han afectado el valor de dichos crudos y complicado su colocación, ya que algunos clientes se han negado a aceptar la entrega de la venta". El contexto de caída de la petrolera venezolana ya venía desde inicios de este 2019. La Administración de Trump impuso sanciones a PDVSA que han servido como una prohibición de facto a las importaciones estadounidenses de crudo venezolano y una prohibición inmediata a las exportaciones estadounidenses de diluyentes a Venezuela.

En junio, el Departamento del Tesoro norteamericano anunció nuevas prohibiciones de prácticamente todo el comercio de diluyentes con PDVSA, que la empresa utiliza en la producción y comercialización de sus crudos pesados. @mundiario