Buscar

MUNDIARIO

La crisis afianza el liderazgo alemán en una UE de la que depende el futuro de España

No solo España e Italia perderán posiciones entre los grandes países de la UE; también Francia se asoma a una empinada cuesta, que cuestiona su ‘grandeur’. España quedará rezagada frente a sus dos grandes socios, que son a su vez los líderes de la UE y los que marcan su rumbo.

La crisis afianza el liderazgo alemán en una UE de la que depende el futuro de España
La canciller de Alemania, Angela Merkel. / Mundiario
La canciller de Alemania, Angela Merkel. / Mundiario

José Luis Gómez

Periodista. Editor de MUNDIARIO.

La mayor parte de los países del mundo acusan graves desequilibrios macroeconómicos debido a la crisis de la Covid-19. En las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) son contadas las excepciones y más aún en el mundo desarrollado. España, por tanto, es uno más del pelotón; el problema es que es uno de los que pueden quedar más rezagados.

Los problemas se derivan de un menor crecimiento que se traduce en menos ingresos públicos y consiguientes aumentos de los déficits, que a su vez engordan las deudas públicas. La secuencia es la misma para todos, lo que ya no es lo mismo es el resultado final.

Si analizamos el caso español y lo ponemos en relación con Alemania y Francia, que son los dos motores económicos de la Unión Europea y también los grandes socios comerciales, se observa que la sacudida de las alarmas es especialmente intensa en España.

Alemania tiene problemas, como todos, pero en su caso son llevaderos. Juega en una liga distinta a los demás países grandes de la UE, lo que afianzará su liderazgo en los próximos años. Francia, por el contrario, perderá posiciones, y si bien se mantendrá el eje Berlín-País para seguir vertebrando la UE, el peso de Berlín hará que la balanza esté cada vez más desequilibrada. 

España es el peor de estos tres países, con diferencia. Ello es debido a que será el que caiga más en 2020 y se recupere menos en 2021, lo que hará que sea también el que acuse los niveles más altos de déficit y de deuda en 2021. La verdad es que Francia no está mucho mejor que España, por lo que en 2020 tendrá incluso un endeudamiento ligeramente superior al español en términos de PIB.

Las previsiones del FMI son peores que las del Gobierno de España, que sigue confiando en una caída del PIB inferior a la que pronostica el Fondo Monetario. “Nuestras previsiones son prudentes y nuestras acciones acertadas”, mantiene la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, que sigue defendiendo su estimación de abril, según la cual el PIB caerá un 9,2% este año. El FMI no se lo cree y habla de una caída de la producción española del 12,8% este año. Calviño ampara su optimismo en que a la severidad del confinamiento le ha seguido una recuperación más ágil de la esperada. “La recuperación se acelerará paulatinamente durante la segunda mitad del año y a lo largo de 2021”, asegura, al tiempo que da por hecho un rebote del PIB en forma de “V asimétrica”. El FMI admite la recuperación del año que viene, que sitúa en un crecimiento del 6,3%, insuficiente por tanto para igualar los niveles de años anteriores.

Mientras, la locomotora alemana no se inmuta. Partiendo de un menor crecimiento en 2019 afrontará una recesión más suave que Francia y España este año y volverá a crecer de modo que casi se recuperará de la caída. Tampoco tienen mayores problemas sus niveles de déficit y de deuda, al partir de una situación mucho más saneada que Francia y España. Un dato revelador de su ventaja es que en 2021 terminará con una deuda del 75% del PIB, frente a niveles de deuda del entorno del 124% en España y Francia. Es más, la deuda alemana posterior a esta crisis será un 20% inferior a la de España antes de la crisis.

Francia, por el contrario, tiene años difíciles por delante, que lastrarán su peso político en la UE. Su debilidad estará más en línea con la de España que con la fortaleza de Alemania. @J_L_Gomez

Algo nunca visto en todo el siglo XX

España ya tenía un problema de deuda publica y tras esta crisis tendrá un problemón. El Fondo Monetario Internacional prevé que la pandemia multiplique por cinco el déficit público y, como resultado, eleve la deuda a cotas del siglo XIX, tanto en 2020 como en 2021, en el entorno del 124% en términos de PIB. Algo nunca visto en todo el siglo XX. Todo ello servirá, al menos a corto plazo, para revertir las mejoras alcanzadas tras la crisis de 2008. Una vuelta atrás en toda regla. @mundiario

------- PROTAGONISTAS -------

> Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno.- Sea o no sea presidenta del Eurogrupo, en España no lo tendrá fácil. Deberá gestionar un déficit público del 13,9% y una deuda del 123,8%, según las previsiones del FMI. Son magnitudes nunca vistas desde que España es un país desarrollado.

> Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.- Probablemente se trate del jefe de gobierno español que más comparece en televisión. Sin embargo, tiene pendiente una gran comparecencia para explicarle al país la grave situación en la que se encuentra y cuál es su plan para salir a flote.

> Pablo Iglesias, líder de Podemos.- España sigue adentrándose en una crisis de un calado tan extraordinario que exigirá un rigor a la altura de las circunstancias, sin margen para el populismo. Algunas de sus declaraciones revelan que no ha interiorizado el momento actual de España.

> Pablo Casado, líder de la Oposición.-. A pesar de todas sus críticas, no siempre bien fundamentadas, a la hora de la verdad cierra filas con el Gobierno, tal vez inspirado por la banca y la CEOE, que se ven con el agua al cuello. Acertará si echa mano de Ana Pastor y de Núñez Feijóo. @mundiario