Buscar

MUNDIARIO

La coyuntura española pasa por momentos preocupantes

Crisis próxima e inoperancia política aproximan irremediablemente al país a tiempos de penitencia si no de miseria física y moral.
La coyuntura española pasa por momentos preocupantes
Congreso de los Diputados. / Facebook.
Congreso de los Diputados. / Facebook.

Firma

Manuel Olmeda

Manuel Olmeda

El autor, MANUEL OLMEDA, es colaborador de MUNDIARIO. Es profesor y analista socio-político. @mundiario

¿Estamos los españoles en manos de bobos solemnes? Queda lejos de mi intención, salvo el epígrafe, referirme a la comedia de Rojas Zorrilla, escritor del siglo XVII. Cierta es, sin embargo, la semejanza entre argumento y situación política actual en este país desdeñado. El personaje central de la comedia, don Lucas, es una persona histriónica, avara, necia, que compite en ridiculez, y pierde, con estos bobos nativos llamados Sánchez e Iglesias. Desarrollo dramático y juego político se parecen como dos gotas de agua. Aquel, gira en torno al casamiento de varón rico, aunque feo, con dama pobre, pero hermosa, buscando ambos una felicidad siempre huidiza. Este, menos romántico, alude al intento de matrimoniar PSOE y Podemos (o sea, Pedro y Pablo) para introducir acuerdos que lleven a buen puerto las tribulaciones propias, personales, bajo la excusa redundante de conformar un “gobierno progresista, que se desviva por el bienestar ciudadano”, que ya tiene guasa.

Ahora, en este momento de zozobra, el escenario -al igual que en dicha comedia- está abarrotado de protagonistas bobos, tal vez listillos, unos y otros. Muy pocos se salen del papel exhibiendo infrecuentes cualidades intelectuales. Creo que el apartado “bobos” se ceba con el pueblo soberano; mientras, los “listillos” acrecientan día a día la camarilla política. Algunos medios, fundamento estructural de la conciencia pública, se han vendido al mejor postor no ya por réditos pecuniarios, que también, sino por un prurito “progre” muy bienquisto. Advertir qué líneas editoriales alimentan diariamente los medios audiovisuales constatan lo dicho. Aparte, no necesitamos hurgar demasiado para sugerir sobrados ejemplos que reniegan ostensiblemente de la ética informativa. Principios hegemónicos marxistas, complementados por esa deriva acomplejada de la derecha, permiten que una mayoría de medios audiovisuales tengan alineación izquierdista. Incluso aquellos que recibieron subvenciones o ayudas pródigas de la anterior vicepresidenta del gobierno, señora Sáenz de Santamaría.

Cuatro meses y medio llevamos desde que las últimas elecciones, hasta el momento, dieran una victoria pírrica al PSOE. Realidad aparte, su secretario general -junto a esa caterva de conmilitones amaestrados que conforman el núcleo gubernativo o duro- idealiza un eco pleno de halagos. “España ha votado un gobierno socialista”, “los españoles desean un gobierno progresista”, son dos eslóganes que constituyen el sumun del retorcimiento semántico. Sí, eslóganes falsos de toda falsedad porque España no ha votado ningún gobierno socialista ni progre; menos aun aceptando el concierto de Podemos, partido autoproclamado comunista por su líder supremo. Insisto, ¿puede adjetivarse progre algo que provenga de un partido comunista? No, ni democrático.

He aquí la fuente de mis incertidumbres. Cuatro meses y medio sin gobierno, sin tener estabilidad en las instituciones y finanzas nacionales (amén de autonómicas), es una coyuntura propia de bobos consumados. Surge, a renglón seguido, ese interrogante lógico, atrevido, necesario, de si hablamos de Pedro y Pablo o acaso de una ciudadanía presta a comulgar con ruedas de molino. Porque… si bien la representación es evidente, queda por determinar a quien se asigna el papel de bobo. Ante otro marco distinto, no me dolerían prendas en asignárselo al pueblo sin titubeos, porque “el necio manda y el tonto anda”. Vista la eventualidad actual, a priori -y hasta conocer el resultado electoral, si hubiera elecciones- el atributo bobo, ex aequo, se lo llevarían Pedro y Pablo. Solo así podría entenderse que a estas alturas permanezcamos huérfanos de gobierno.

La sesión parlamentaria de control gubernamental lució todavía más un insólito juego de obtusos que toman el Parlamento como ring, no tanto boxístico (deporte limpio) cuanto mezquino. Aquí se igualaron formas y contenidos en una atmósfera contaminada por afanes espurios, siempre fastidiosos para el individuo llano. Me aburrió el informe europeo que desmenuzó exultante, tardío, un presidente farolero, subido al doble estrado material y anímico. “La ignorancia es muy atrevida”, aventura un adagio popular que, no obstante, se queda corto en este caso. El pugilato incruento entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, ya frecuente, pasará a los anales del rifirrafe acerbo. No guardaron en la canana cartucho alguno por disparar. El viejo e inacabable debate: coalición o gobierno de apoyo -probablemente debido a total impostura, a mascarada pundonorosa que los delata- truncó desbloquear un horizonte plomizo.

Dejo para mis amables lectores la opinión que les merecen los hechos siguientes. El PSOE obtuvo en las elecciones generales ciento veintitrés diputados. Desde esa fecha, el presidente en funciones y voceros adjuntos siembran que la ciudadanía ha votado un gobierno de izquierdas y Sánchez debe ser su presidente bienhadado. Quien sepa sumar, intuye que necesita cincuenta y tres diputados para conseguir mayoría absoluta y así conformar un gobierno estable. Podemos le ofrecía cuarenta y dos, pero exigía una vicepresidencia y varios ministerios. Sánchez excusó su negativa argumentando neciamente que él (Iglesias) era el problema. Este dio un paso atrás con la intención de manejar los hilos a su antojo desde fuera. El candidato, esclavo de su palabra, le ofreció una vicepresidencia y tres ministerios algo vacíos de contenido. Inesperadamente el líder morado no aceptó, quedándose compuesto y sin novia. Error de bobo sustantivo.

Ignoro si fue estrategia de sus asesores más conspicuos o prueba insoslayable de que padecemos un bobo con pedigrí. Tuvo dos fallos apoteósicos e ignominiosos: trascender que su socio preferente era UP para luego vetar (inadecuado comportamiento de un presidente, aunque sea en funciones) al líder ante un discutible gobierno de coalición. Iglesias, otro bobo solemne, tuvo en su mano a Sánchez cuando le ofreció una vicepresidencia y tres ministerios. Aceptando, UP -el líder en la sombra- hubiera demostrado su valía en la gestión con probables réditos futuros. Dijo no, lo dejó escapar y ahora le pesa implorando, rastrero, servil, aquello a que renunció hace unos meses. Más allá de narcisismos ostentosos, nocivos, me escandaliza que la solvencia patria, la estabilidad nacional y el bienestar social, dependan de los acuerdos a que deben llegar dos bobos presumidos más que presuntos.

Merece destacar el juego que se traen en Cataluña los políticos independentistas. Como dirían en mi pueblo, aquí la romana hay que reseñarla, tomarla, por las arrobas. Estos señores, sin excepción, baten todos los registros de la estupidez, del fraude y de la artimaña, superando cualquier cálculo por generoso que este sea. El bobo -queda confirmado- carece de exclusividad, origen y magnitud. @mundiario