Buscar

MUNDIARIO

Covid-19: ¿Y si el Gobierno nos está mintiendo?

A estas alturas la credibilidad del Gobierno se tambalea tras demostrarse que algunas declaraciones no respondían a la verdad.
Covid-19: ¿Y si el Gobierno nos está mintiendo?
Pedro Sánchez. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
Pedro Sánchez. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

Firma

Fernando Cueto

Fernando Cueto

El autor, FERNANDO CUETO, es colaborador de MUNDIARIO. Publicitario, consultor, escritor y bloguero. @mundiario

No es fácil digerir lo que nos está pasando. No resulta sencillo admitir que vivimos en una cárcel dorada sin ningún control sobre nuestro futuro inmediato. Nos conectamos a internet y consumimos los medios de comunicación intentando obtener explicaciones que aporten luz a esta situación que padecemos sin entender. Aceptamos las explicaciones del Gobierno y nos sometimos al estado de alarma que se nos impuso. Pero cuando los días ya han comenzado a contarse de dos en dos la figura del cabeza de esta gran familia que somos los españoles comienza a ser cuestionada por las noticias que van apareciendo como dardos que se clavan en el corazón de la verdad. Hoy la credibilidad del ejecutivo está más en entredicho que nunca porque ha sido incapaz de gestionar sus propias contradicciones.

Cada día vamos conociendo informaciones que cuestionan la veracidad del relato del presidente, algunas incluso salen de su séquito ministerial. Gracias a Pedro Duque conocemos que la OMS les avisó el 30 de enero de que se podía controlar el coronavirus si se adoptaban actitudes preventivas a tiempo, empezando por realizar los test, y que él mismo mantuvo una reunión el 2 de febrero con dos expertos mundiales, Adolfo García Sastre y Luis Enjuanes, donde se plantearon las primeras medidas a tomar que incluían la imperiosa necesidad de aprovisionarse sanitariamente y de aislar a la población en la medida de lo posible. Aún así, y a pesar de que Italia empezó a tomar disposiciones el 4 de marzo, el Gobierno español decidió no hacer nada y dejó de actualizar los datos oficiales desde el viernes 6 de marzo, permitiendo en cambio –rehén de su pacto con Podemos– las manifestaciones del 8-M así como los partidos de fútbol, los mercadillos, etc.

Igualmente sabemos que el material sanitario que supuestamente se había encargado, principalmente test y mascarillas, no se realizó hasta unos días después de la fecha que anunció Sánchez. Y así suma y sigue en una espiral de declaraciones donde se hace patente que la verdad no es uno de los valores de esta coalición encargada de dirigirnos. La última, el cambio de posición en cuanto las condiciones del ERTE anunciado para ayudar a empresas y trabajadores. Al parecer el Gobierno ha reculado y ha decidido hacer tabla rasa y pagar a todos los afectados la prestación máxima de desempleo sin hijos, escamoteando un 24% a aquellos que tengan familia. A cada tanda de noticias se van acumulando falsedades que hacen perder la confianza en un Gobierno que se ha visto superado por sus discrepancias internas y una sorprendente falta de rigor.

"No vamos a dejar a nadie atrás”, aseveró Pedro Sánchez durante una de sus comparecencias. A estas alturas del cuento, señor presidente, permítame que lo dude. @mundiario