En A Coruña está en vías de privatización una de las joyas urbanísticas de la ciudad

El complejo en vías de privatización en A Coruña. / Google
El complejo en vías de privatización en A Coruña. / Google

Parte de la ciudadanía permanece ajena al que promete ser un monumental escándalo, producto de privatizar la Solana y el Finisterre, cuyas instalaciones se levantaron sobre una playa. El descaro de semejante pelotazo es propio de un país tercermundista pero cuenta con el aval del Gobierno de Rajoy.

En A Coruña está en vías de privatización una de las joyas urbanísticas de la ciudad

En A Coruña está en vías de privatización el complejo de la Solana y el hotel Finisterre, una de las joyas urbanísticas de la ciudad gallega. Parte de la ciudadanía todavía permanece ajena al que promete ser un monumental escándalo, producto de privatizar unas instalaciones que se levantaron sobre una playa.

El descaro de semejante pelotazo es propio de un país tercermundista pero cuenta con el aval del Gobierno de Mariano Rajoy, que si nadie lo remedia dará luz verde a su Autoridad Portuaria en A Coruña. El pretexto: conseguir ingresos para reducir la deuda del puerto coruñés por las obras del puerto exterior de Punta Langosteira.

"Antes del anuncio oficial de la venta de la Solana y del hotel Finisterre por parte de la Autoridad Portuaria pocos ciudadanos dudábamos del que se trataba de materializar una operación especulativa tendente a sufragar el sobrecoste del puerto exterior de Langosteira con la venta de una parte del patrimonio público de la ciudad. Tras la votación del consejo de administración del ente portuario del pasado día 22, el conjunto de la ciudadanía coruñesa ya sabe que todos los que emitieron su voto afirmativo a las pretensiones privatizadoras de la Autoridad Portuaria frustraron una gran posibilidad de recuperar gratuitamente unos terrenos públicos ganados al mar", se lamenta Ricardo Vales, portavoz de la Comisión Aberta en Defensa do Común, en un artículo publicado en el diario La Opinión de A Coruña.

En la mejor zona de A Coruña, donde tienen sus residencias urbanas algunos de los grandes millonarios de la ciudad, entre ellos Amancio Ortega, presidente de Inditex, quieren privatizar instalaciones construidas sobre una antigua playa 

El descaro de los promotores de este escándalo es tal que en la mejor zona de A Coruña, donde tienen sus residencias urbanas algunos de los grandes millonarios de la ciudad, entre ellos Amancio Ortega, presidente de Inditex, quieren privatizar instalaciones construidas sobre una antigua playa, la del Parrote. De momento, nadie sabe qué planes tienen los aspirantes a hacerse con esta propiedad, pero no parece difícil intuirlos.

El BNG ya intuyó en 2014 la jugada especulativa del Puerto de A Coruña. Entonces su denuncia de privatización del complejo del Finisterre y de la Solana fue calificada de "absurda" desde el Puerto pero ahora se constata que sería cualquier cosa menos absurda.

Frente al argumento falaz de que la privatización se hace para sanear las arcas públicas, el propio Ricardo Vales recuerda que la construcción del puerto exterior fue una iniciativa avalada por el Ministerio de Fomento, de modo que la responsabilidad de su financiación compete exclusivamente a la Administración central a través de los recursos destinados a la construcción de recintos portuarios. "Por el contrario –advierte–, se pretende que lo costeen los ciudadanos coruñeses con la venta y privatización definitiva de instalaciones levantadas en su día sobre la antigua playa del Parrote." Esa playa que bordeaba la que era una pequeña zona pescadora, se convirtió en villa, luego en ciudad (siglo XIII), posteriormente la reconvirtieron en plaza fuerte (siglos XVII-XVIII-XIX) y, por último, en ciudad capital (siglos XIX-XX).

A Coruña asiste a un cambio histórico, simbolizado por la venta del patrimonio público. A cuyo objeto, es la ocasión propicia para que la calle comience a dejar oír su voz

 "Cabe pensar, sin exceso de malicia –sostiene Ricardo Vales–, que la Autoridad Portuaria de A Coruña pretende evitar que los dos complejos sigan catalogados cómo públicos. De ahí, toda una campaña intoxicadora orientada a crear una situación que, en la práctica, imposibilite que el Ayuntamiento recupere un espacio comunal."

El portavoz de la Comisión Aberta en Defensa do Común lo tiene claro: "Demasiadas veces se nos dice que A Coruña protagonizó un cambio profundo. No es un simple cambio político, ni siquiera un relevo generacional. Asistimos a un cambio histórico, simbolizado por la venta del patrimonio público. A cuyo objeto, es la ocasión propicia para que la calle comience a dejar oír su voz. El alcalde y su gobierno deben saberlo."

En A Coruña está en vías de privatización una de las joyas urbanísticas de la ciudad
Comentarios