Buscar

MUNDIARIO

Corbyn y Johnson se atacan en la recta final de la campaña electoral en el Reino Unido

El líder del Partido Laborista carga contra el primer ministro por incluir el servicio de salud británico en las negociaciones con EE UU. Además, trata de recortar la ventaja de cara a los comicios del 12 de diciembre.  
Corbyn y Johnson se atacan en la recta final de la campaña electoral en el Reino Unido
Corbyn y Johnson - Twitter
Corbyn y Johnson - Twitter

La campaña electoral en el Reino Unido llega a su recta final. Las tendencias, publicadas por el medio The Financial Times, rumbo a los comicios del 12 de diciembre ponen como favorito al primer ministro, Boris Johnson, quien tiene el 43% de respaldo frente a los 29% del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn. Seguidamente están los liberales-demócratas con 15 %, el Partido Nacional Escocés y el Partido del Brexit con 4% cada uno y los Verdes con 3%. 

Dicho panorama ha llevado a que Corbyn ataque ferozmente a Johnson para intentar reducir la clara diferencia de 14 puntos que los separan en los sondeos. El líder laborista ha presentado este miércoles una serie de documentos que evidenciarían una intención del inquilino de Downing Street de incluir el servicio de salud británico en las negociaciones con EE UU.

El Servicio Nacional de Salud (NHS), muy querido en el Reino Unido, se ha convertido en un campo de batalla clave antes de las próximas elecciones, con la que se quiere romper el punto muerto en el Parlamento por la salida del país de la Unión Europea.

“Quizás a él (Johnson) le gustaría explicar por qué estos documentos confirman que Estados Unidos exige que el NHS esté sobre la mesa en las conversaciones comerciales”, dijo Corbyn. “Estos documentos sin censura dejan las negaciones de Boris Johnson hechas añicos”, ha agregado.

El líder laborista ha argumentado que los conservadores de Johnson permitirán que Washington eleve los precios de los medicamentos como parte de un acuerdo comercial posterior al Brexit. En esa línea, Corbyn reveló que tenía en su poder 451 páginas de documentos no revisados sobre conversaciones entre los dos países. La respuesta no se hizo esperar. El primer ministro ha negado que el NHS esté siendo negociado por EE UU. 

Como sea, Corbyn también podría estar interesado en desviar la atención hacia el NHS y alejarse de las críticas del principal rabino de Reino Unido sobre su fracaso en detener el antisemitismo en su partido, que había llevado a que “un nuevo veneno” arraigase en el laborismo. Además, tratan de buscar el voto joven que se oponen en su mayoría al Brexit. @mundiario