La Constitución admite enmiendas que cambien todo, excepto la soberanía popular

Congreso de los Diputados. / change.org
Congreso de los Diputados, Madrid / change.org

Si fuimos capaces de hacer la Constitución desde los Principios del Movimiento, eliminando las Cortes Generales franquistas y sometiendo al Ejército al poder civil, ¿cómo vemos complicado enmendarla?

La Constitución admite enmiendas que cambien todo, excepto la soberanía popular

Si fuimos capaces de hacer la Constitución desde los Principios del Movimiento, eliminando las Cortes Generales franquistas y sometiendo al Ejército al poder civil, ¿cómo vemos complicado enmendarla?

 

Es una cuestión de años. No tiene mérito. Yo viví el franquismo de niño, el post franquismo de joven, y la transición al inicio de mi vida adulta, aunque entonces eramos adultos desde muy jóvenes, mientras que muchos periodistas que no hayan cumplido los cincuenta largos, hablan de oído o de leído, lo que no les priva de razón pero si de haberlo vivido, lo que se dice "yo estaba allí". A la universidad se iba entre otras cosas a ser anti franquista, a correr delante de los grises, a pedir y exigir, pero sobre todo a informarse. También se estudiaba, pero la información era lo que mas nos distinguía de la mayoría de la gente (no olvidemos que casi media población era ama de casa y su acceso a lo que ocurría no estaba a su alcance, y lo mismo ocurría con la abultada población de funcionarios). Saber lo que pasaba no tenia mérito porque estaba escrito en los pasillos, en las octavillas, o en los libros prohibidos que circulaban al alcance de cualquiera (hasta los de ETA).

Bien, pues ahora sucede que se ha levantado una corriente de opinión que algunos medios descartan mucho, y que consiste en cuestionar el origen de nuestra Constitución, que hay que volver atras porque es fruto del franquismo, porque no se cuestionó la monarquía o porque la Nueva España no se puede construir con enmiendas, que hay que volver a la ruptura.

A esta gente yo les diría que en condiciones mucho más difíciles supimos hacer de una dictadura una dictablanda, que verdaderos hombres de Estado fueron capaces de construir la actual Constitución a partir de los Princípios Fundamentales del Movimiento, que era la Carta Magna de entonces, y que se pidió a las Cortes franquistas que firmasen su sentencia de muerte, que se disolvieran para siempre, sometiendo la nueva Constitución al refrendo del pueblo, y se suicidaron pese a tener el ejército de su parte, por sentido de estado y por la disciplina que implica acatar el mandato del Jefe de Estado, Jefe de los Ejércitos, que era Juan Carlos.

Que ahora se diga que no se puede evolucionar desde la Constitución es manifestar una desgana total o tener ganas de salir a la pesca del descontento con argumentos extraños, algo que ahora abunda. El porqué nuestra Constitución es la única del mundo perfecta y sin enmiendas es algo que deberíamos preguntarnos los ciudadanos y no los políticos que parecen satisfechos con lo escrito hace 37 años y se resisten a ir actualizando las normas y el marco a la evolución de la sociedad, pero decir que no es posible no cabe en cabeza alguna, si es una cabeza pensante, y sin intereses partidistas. 

No nos engañemos. Lo único que se necesita es una mayoría cualificada en el Parlamento, como ocurre en cualquier país democrático, pero todo, absolutamente todo, puede ser modificado desde la Constitución, hasta la forma del Estado.

 

La Constitución admite enmiendas que cambien todo, excepto la soberanía popular
Comentarios