Buscar

MUNDIARIO

El consenso entre Felipe VI y Juan Carlos I que selló su salida de España

Juan Carlos I, planeaba a toda costa lavar su imagen pública, afectada por su relación con la alemana Corinna Larsen, al punto que llegó a barajar la renuncia a su inmunidad constitucional, lo que se descartó por jurídicamente inviable.
El consenso entre Felipe VI y Juan Carlos I que selló su salida de España
Juan Carlos I y Felipe VI. / Pixabay
Juan Carlos I y Felipe VI. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

Buscar una salida "menos mala" para minimizar el impacto político que traería a España la decisión de Juan Carlos I de abandonar el país, fue una tarea titánica en manos de Felipe VI.

Previamente se consultó con los representantes de la Casa del Rey, de Juan Carlos I, de la Presidencia del Gobierno y de los asesores. El Gobierno siempre estuvo al tanto de todo el entramado, sin embargo la palabra final la tuvo el Rey Felipe, y así lo confirmó el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez.

De acuerdo con El País, por un lado Juan Carlos I no quería perder el título y su hijo, expuesto al torbellino que se le avecinaba, buscaba una solución voluntaria.


Quizá te pueda interesar

La Casa Real tiene un buen lío y el Presidente del Gobierno no dice toda la verdad


En una reunión entre Felipe VI y su padre, se logró alcanzar un consenso, luego de varias mediaciones, sin salidas acertadas que evitará que el asunto con las supuestas cuentas en paraísos fiscales del rey afectará más a la monarquía.

La decisión entre ambos fue el alejamiento físico del anterior jefe del Estado, con su salida al extranjero. En esa línea, luego de sellar ese pacto entre el rey emérito y su hijo, el lunes, antes de hacer pública la noticia,  Juan Carlos I abandonó la Zarzuela, su hogar durante los últimos 58 años, y atravesó la frontera de España con Portugal, su primera parada, aunque no se sabe si sea la definitiva: se instaló en una residencia de un amigo ubicada en la localidad de pontevedresa de Sanxenxo.

Juan Carlos I, planeaba a toda costa lavar su imagen pública, afectada por su relación con la alemana Corinna Larsen, al punto que llegó a barajar la renuncia a su inmunidad constitucional, lo que se descartó por jurídicamente inviable.

Finalmente se decidió dar a conocer la decisión a través de una carta de Juan Carlos I a su hijo, que se hizo pública a través de un comunicado junto al “sentido respeto y agradecimiento” de Felipe VI.

Por su parte, ese mismo día el abogado del rey emérito, Javier Sánchez-Junco, cumplió su papel al hacer público su compromiso de estar a disposición permanente de los fiscales que investigan su caso, de esta manera se marcó distancia entre la Casa del Rey y los problemas judiciales que pueda tener don Juan Carlos. @mundiario