Conocer la génesis del terrorismo islámico es útil pero no aporta soluciones

Grupo armado. / lavanguardia.com
Grupo armado del ISIS. / lavanguardia.com

¿Entonces para qué es útil? Para no repetir los errores del pasado y dejar de crear o apoyar a grupos terroristas cuyo control se ha perdido.

Conocer la génesis del terrorismo islámico es útil pero no aporta soluciones

A lo largo del siglo pasado, y en lo que va de este, la CIA, el MI9 y el Mossad, servicios secretos de Estados Unidos, Gran Bretaña, e Israel, han apoyado la creación de grupos terroristas para utilizarlos puntualmente en defensa de sus intereses económicos, pero habiendo perdido su control posteriormente. Quizás haya llegado el momento de reflexionar que los grupos terroristas solo pueden manejarse hasta que otros terroristas más radicalizados toman el control desde dentro. Hace ya algunos años, cuando se construía la Cantral Términa de Mairama, cerca de Coruña, me encontraba negociando el convenio con los trabajadores y sus representantes de todos los sindicatos. Comisiones Obreras radicalizó las posturas y en un momento dado se me acercó su representante y en voz baja me comunicó que había perdido el control, que el sindicato radical ING había tomado el liderazgo y podía pasar cualquier cosa, y pasó, aunque con final feliz pese a haber sido secuestrados porque acabamos siendo rescatados por la Guardia Civil. Esto es justo lo que pasa cuando se trata con grupos radicales, que surgen extemistas del extremismo y el final es impredecible.

El terrorismo internacional llevado a cabo por musulmanes se limitaba a actos aislados de apoyo a la causa palestina, como los llevados a cabo por Yasir Arafat (OLP). Había grupos terroristas de liberación de un territorio que consideraban ocupado, cómo el de la OLP o el IRA, pero no un terrorismo islámico o religioso en general aunque la guerra de Irlanda del Norte se quisiera identificar como una guerra religiosa entre católicos y protestantes. Es en 1979 cuando el Sha de Persia, Reza Pahlevi, huye a Roma, trata de recuperar un Irán harto de él y con las calles ocupadas por comunistas, con la ayuda de la CIA (estuvo 38 años en el poder después de que las potencias obligasen a su padre a abdicar por sus simpatías filonazis), como confesaría más adelante el Presidente de EEUU, Obama. En realidad el poder absoluto del Shah venía de un golpe de estado organizado por la CIA y el MI6. El final ya conocido es que el descontento aumenta hasta conseguir que el exiliado Ayatolá Jomeini, regrese para fundar la República Islámica de Irán. Estados Unidos había creado un monstruo peligroso. Como dijo el Pesidente de EEUU, Nixon, "para Estados Unidos el Islám de Jomeini es mucho más peligroso que la URSS, y no somos capaces de pararlo". ¡Habíamos conseguido que se formara un estado islámico!

Para derrocar al nuevo enemigo, y ante el temor se que pudiese llegar a ser potencia nuclear, EEUU impulsa la guerra Irak-Irán, porque en Irak mandaba Saddam Husein, dictador pero laico aunque fuese sunita (Irán es chiíta). Una vez más falló porque a pesar del suministro de armas y el apoyo Irak no pudo con Irán. No contento, y sin aprender de sus propios errores, la CIA apoyó a Al Qaeda en la guerra afgano - soviética, suministrando armas a todo el que las quisiera emplear xontra la URSS. Osama Bin Laden fue reclutado en esa época por la CIA para esa guerra. Podríamos seguir con otros grupos terroristas palestinos o libaneses, pero sería redundante. Hay incluso quien dice que el ISIS o Darsh fue creado por la CIA, junto con el Mossad y el MI6, para derrocar a Bashar al Ásad. 

Cuando Occidente vió los errores cometidos, quiso solucionarlo por la fuerza atacando Irak y Afganistan, y apoyando el derrocamiento de las dictaduras de Husein en Irak, Mubarak en Egipto, Gadafi en Libia, y el fallido de Siria contra Al Asad. Lo malo es que los estados "democratizados" eran laicos y ya no lo son con lo que resulta casi imposible lograr una convivencia pacífica entre tribus, o chiitas, sunitas y cristianos, cuyo núemero por cierto ha decrecido enormemente por la falta de libertad religiosa. Agua pasada no mueve molino, solía decirse, y es cierto. El pasado hay que asumirlo porque el daño ya está hecho pero estamos a tiempo de reflexionar sobre lo que sería Siria en manos de todos esos grupos mal avenidos de la oposición. En el mejor de los casos sería otra Libia con guerra civil y peligro de que la ganen los islamistas. 

En España se derrotó a ETA cuando perdieron el santuario francés, cuando se quedaron sin bases operativas y de refugio, y con el acoso de las fuerzas armadas (Policía y Guardia Civil). Quizás un camino sea eliminar sus bases estables en Siria e Irak apoyando firmemente a las fuerzas locales, cortar el suministro de armas a los bandos alzados por parte de EE UU, Arabia Saudita, o Turquía, y olvidando sueños económicos o territoriales (Turquía y Kurdos). Todos los paises unidos contra el terrorismo co o objetivo prioritario.

Conocer la génesis del terrorismo islámico es útil pero no aporta soluciones
Comentarios