Un congreso, la salida más coherente del PPdeG ante la eventual marcha de Feijóo

Diego Calvo. / Mundiario
Diego Calvo. / Mundiario

El peso de la organización del partido en A Coruña tiene especial relevancia, si bien depende de los pactos con las otras provincias, donde el ourensano Manuel Baltar puede ser clave. Pontevedra podría presentar a Ana Pastor o a Alfonso Rueda y A Coruña, a Diego Calvo.

Un congreso, la salida más coherente del PPdeG ante la eventual marcha de Feijóo

A la vista de la decisión de Mariano Rajoy de convocar un congreso extraordinario para encontrar a un sucesor como presidente del PP en España, otro congreso de ámbito gallego sería la salida más coherente del PPdeG ante la eventual marcha de Alberto Núñez Feijóo, precisamente como aspirante al liderazgo del PP. La diferencia está en que en su caso hay que elegir también a otro presidente de la Xunta, tras un período corto en el que podría quedar en funciones Alfonso Rueda, actual vicepresidente. 

El peso de la organización del partido en A Coruña –la más poblada de Galicia– tiene especial relevancia, si bien su propuesta depende de los pactos con las otras provincias, donde el barón ourensano Manuel Baltar puede ser una figura clave. Pontevedra podría presentar a Ana Pastor o a Alfonso Rueda, y A Coruña, a Diego Calvo. Tampoco habría que descartar, a priori, a otros posibles candidatos, como Pedro Puy –portavoz parlamentario– o al conselleiro Francisco Conde.

Las especulaciones, que ya son numerosas, cesarían con la convocatoria de un congreso extraordinario del PPdeG, ya que sería el partido –y no el Gobierno ni el grupo parlamentario– el que tomaría las riendas del proceso sucesorio de su presidente, Alberto Núñez Feijóo.

El automatismo de que permanezca Alfonso Rueda como presidente en funciones puede concederle alguna ventaja de partida, pero las claves de fondo seguirían estando en los compromisarios. Hoy por hoy, los liderazgos provinciales más claros –o con menos oposición interna– son los de Diego Calvo en A Coruña y Manuel Baltar en Ourense. Lugo, en este proceso, no estaría tan bien posicionado, y en Pontevedra hay fragmentación y cierta división, solapada por el liderazgo de Feijóo, pero difícil de ocultar si él se va.

Manuel Baltar tiene una gran base, una provincia cohesionada, implantación en las redes sociales y un liderazgo personal fuerte, pero de cara a ser presidente del PP de Galicia tiene el handicap de la reducida dimensión de Ourense en el conjunto de Galicia. Además, no podría ser a la vez presidente de la Xunta, ya que no es parlamentario, sino presidente de la Diputación de Ourense. Por su parte, Diego Calvo reúne todas las características: controla todo el PP de A Coruña, cuya organización ha trabajado a fondo, pueblo a pueblo; parte hacia el congreso gallego con la principal organización provincial, y es diputado del Parlamento de Galicia –ocupa la vicepresidencia–, con lo cual podría ser elegido presidente de la Xunta.

Obviamente, todo este andamiaje político depende ahora de la decisión de Alberto Núñez Feijóo, a quien no solo le corresponde tomar la decisión de optar a la presidencia del PP, sino también la de elegir la fecha de su dimisión como presidente de la Xunta de Galicia y del PP gallego. Solo a partir de esas tres decisiones tendría sentido la convocatoria de un congreso extraordinario del Partido Popular de Galicia, tal vez la forma más democrática de elegir a quien debe ser su presidente y candidato a la presidencia del Gobierno gallego. @mundiario

Un congreso, la salida más coherente del PPdeG ante la eventual marcha de Feijóo
Comentarios